Etiquetas

, , ,

@solitalo

-A mi nadie me dice lo que tengo que hacer.
Un hombre a su médico

1. ¿Psicópata “yo”?

Prendemos el televisor, vemos las noticias y ¿con qué nos encontramos? Una adolescente asesina a su familia porque no cumplieron con sus deseos, un hombre dispara y mata a sangre fría porque le tocaron la bocina en un peaje, un conductor reacciona brutalmente cuando otro le hace luces para pedirle paso, gente que desperdicia dinero y esfuerzo tratando de demostrar un status social que no tiene.

Siempre hay más y peor: una mujer mata brutalmente a su marido después de una larga relación de torturas, personas abusan de niños por mero placer, se cometen asesinatos masivos, hay gente que destruye y justifica su crimen diciendo “no gustó cómo me miraba” o “hablaba demasiado”. Esta es una larga lista de acciones sin sentido que vemos en el pasar diario, en los noticieros, una enumeración de hechos que lamentablemente podría continuar indefinidamente.

La pregunta a hacernos sería: “¿Qué es lo que desata tal crueldad en una persona sin generarle ningún tipo de remordimiento?”

Los psicópatas están en todos lados. Psicópata no es solamente un estafador, un asesino serial, sino que puede ser una persona que está en el trabajo, en la escuela, en la iglesia, en cualquiera de los ámbitos donde nos movemos. Los psicópatas son expertos en la mentira y en los engaños y tienen como fin traicionar y arruinar tu vida.

Siendo estos rasgos muy generales de la personalidad de un psicópata, seguramente en nuestra cabeza ya debe estar sonando una alarma que nos alerta acerca de cuan peligroso puede llegar a ser tener cerca nuestro a un individuo de estas características.

Es de suma importancia remarcar que estos personajes no son antisociales a simple vista, sino que se caracterizan por su capacidad de adaptarse y alterar su forma rápidamente. Muchos profesionales los comparan con reptiles, en mayor medida con el camaleón, por su gran capacidad de cambiar de actitud adaptándose a la que le resulte más ventajosa.

Veamos ahora un poco más detenidamente cómo se manejan y qué características tienen para poder reconocerlos y una vez que lo hagamos, vivir lo más lejos posibles de todos ellos.

2. Características de una mente psicopática

Para comenzar, tengamos en claro que los psicópatas representan a las personas que no tienen culpa ni angustia, que mienten, engañan, roban y no sienten absolutamente nada por el daño que causan. El psicópata mostrará una imagen falsa todo el tiempo, tratando de hacer creer que está interesado en lo que en realidad no lo está.

Sus rasgos y sus actitudes más llamativas son algunas de estas:

• Revelan una imagen que en realidad no tienen y que ellos mismos inventan: necesitamos estar atentos con los que cuidan en un grado exacerbado su apariencia. Observemos si su interior coincide con su exterior.

• Son personas que no aman a nadie: aprendamos a mirar no lo que dice la gente, sino sus conductas. Las personas que sólo ven dinero por todos lados y la forma en cómo quedarse con él, ¡son psicópatas! Cuando lo único que alguien quiere es poder, estamos frente a un psicópata

• Los otros sólo le servirán al psicópata para alcanzar mejores finanzas, sexo y poder; los psicópatas aparecerán cuando el éxito llegue a tu vida, pobre no le resultas de utilidad. Si lograste algo, esta persona tóxica querrá ponerse en contacto contigo para robarte y destruirte

• Siempre se ofenden por todo: ¡cuídate del que se ofende rápidamente! Te manipulará diciéndote: “¡Lo que me dijiste me dolió mucho, no me lo me-recía!”El psicópata va a querer manipularte y controlar tu vida.

• “Llevan y traen” todo el tiempo: ten cuidado con el que habla mal de otra persona porque mañana hablará mal de ti a otros.

• Adoptan máscaras de espiritualidad y religiosidad: un psicópata no sólo vive dentro de su casa sino que trabaja, va al club, practica hobbies, hace lo que hacemos todos y aún más. Muchas veces se esconde detrás de la Iglesia, camina con la Biblia debajo de su brazo pero no sabe dónde empieza ni dónde termina el texto.

• Son resentidos y amargados: los psicópatas tienen su visión personal de los hechos. Son intocables y nadie puede decirles ni sugerirles nada; si lo haces te dirán: “A mí nadie me dice lo que tengo que hacer, yo tengo mi visión, mi punto
de vista”. Pueden ser tus amigos mientras le sirvas para su misión y sus objetivos, pero cuando le digas que “no” a algo que te pide, se irán o se lanzarán contra tu vida. Recuerda: ellos trabajan con su agenda privada para lograr lo que les interesa.

El psicópata es un experto en el arte de usar máscaras, manipular, mentir y engañar sin escrúpulos. Debemos recordar también que los psicópatas suelen ser individuos sumamente locuaces: siempre tienen a flor de piel respuestas rápidas, tienden a ser muy convincentes, saben expresarse con encanto y son capaces de “vendernos” cualquier realidad que obviamente los haga quedar bien a ellos.

El sujeto que padece este tipo de patología tiene en todo momento la sensación de que es mejor que los demás, posee un egocentrismo desproporcionado y el sentimiento de que puede hacer cualquier cosa que quiera, cómo y cuando quiera. Su meta permanente es buscar el poder y el control de todos los que están a su alrededor; esa necesidad lo convierte en un ser incapaz de comprender que haya personas que tengan ideas diferentes a las suyas.

Y si agregamos a estas conductas el hecho de que el psicópata considera al otro como simple objeto, entenderemos por qué se le hace tan sencillo maltratar, lastimar y abusar de los demás, sintiéndose con pleno derecho a hacerlo con impunidad.

En resumen el psicópata es:
• Sumamente egocéntrico
• Orgulloso: posee una autoestima muy elevada
• Manipulador
• Mentiroso
• Cruel
• Agresivo
• Caprichoso
• Antisocial
• Muy impulsivo
• Ilógico y sin capacidad de autocontrol
• Irresponsable
• Carente de empatia
• Incapaz de sentir pena o arrepentimiento
• Calmo aún en situaciones extremas
• Indiferente a las consecuencias
• Incapaz de detectar el sufrimiento humano
• Alguien que considera que el otro es simplemente un
objeto
• Muy observador
• Desvergonzado
• Capaz de adaptarse y cambiar de forma rápidamente
• Por lo general, muy elocuente y convincente
• Atractivo
• Muy superficial
• Frío
• Incapaz de mantener lazos con ninguna persona salvo por interés

3. “Si me engañas una vez, tuya es la culpa; si me engañas dos, es mía” (Anaxágoras, filósofo griego)

Tenemos que prepararnos porque este tipo de gente, como ya vimos, puede estar en todos lados. Lo que necesitamos es conocer las estrategias más comunes que utilizan para manipularnos y convertir nuestras vidas en una pesadilla.

Los primeros pasos del psicópata serán:

• Entrar a tu círculo afectivo: es donde está la gente que te ama y que amas, donde también están tus mentores, aquellos que te ayudan a avanzar. Allí, en ese mismo ambiente, ellos tratarán de estar. Saben que si logran entrar en tu círculo afectivo íntimo podrán entrar a tu mente y destruirte. Por todos los medios tratarán de robarte la paz.

• Quedarse a vivir contigo: cuando tu odio, bronca y furia se hayan hecho carne en ti significará que el psicópata ha ganado la pelea:
– Cuando lo que te dijeron influya en tu estado de ánimo, en tus emociones y boicotee tu accionar, cuando pase el tiempo y tú sigas sintiendo rencor, recordando cada batalla, el psicópata habrá cumplido su objetivo – Cuando comiences a estar atento a todos sus movimientos y te interese por sus opiniones, le estarás dando la bienvenida

-El psicópata simplemente actúa. Pero esa impulsividad no es más que una reacción a su necesidad de satisfacción inmediata. El psicópata necesita todo el tiempo experimentar el vértigo en su vida, ya que todo lo que ha vivido le resulta aburrido; su mente y sus emociones le generan un hambre desmedido de vivir cosas nuevas. Y es por eso que es tan usual que los psicópatas terminen siendo los criminales más crueles que la humanidad haya conocido.

-Esto no significa que todo psicópata es un criminal, sino que si existiera una personalidad criminal, ésta se estaría teñida de los rasgos del psicópata, ya que a nadie más que a él le gusta quebrantar las leyes y accionar mediante la violencia y el engaño.

Pero el psicópata no es sólo el criminal: es el padre de familia, el amigo, el hombre de negocios, el jefe a quien no entendemos, el policía, el artista, el cura, el político, etc. Un individuo de esta calaña puede estar escondido en cualquier lugar de poder, ya que llegar adonde quiere nunca le resulta muy conflictivo gracias a su elocuencia, a su naturaleza encantadora y a su falta de escrúpulos.

4. ¿Cómo hacer para sacarse un psicópata de encima?

Básicamente con indiferencia: no te detengas a interiorizarte de absolutamente nada de lo que hace. Indiferencia es hacer como que no existe. ¡Ojo! no significa ignorar, porque al ignorarlo estoy hablando de él y permitiendo que entre en mi círculo afectivo, sólo hay que erradicarle con indiferencia.

Prestemos mayor atención a las alertas que nos da nuestro propio ser con respecto a las otras personas. Debemos estar atentos a lo que nos pasa y analizar lo que sucede con nosotros, porque cada vez que un psicópata entre a nuestras vidas será porque le dimos lugar.

La primera impresión que tengas de una persona es sumamente importante; los primeros cinco minutos son primordiales. Sin embargo éste no es el único parámetro en el que debemos apoyarnos. Hay muchas variables que pueden influir en como una persona te cae por primera vez y si no confiaste en ella al instante, simplemente pon límites a la relación, no bajes la guardia pero tampoco la condenes.

No gastes energía en ir evaluando a la gente por pasatiempo; lo que sí es sumamente importante y sano es poner límites a las relaciones interpersonales que establecemos. Para sacar a los que ya entraron y me hicieron daño, tengo
que perdonarlos; la bronca está, pero debo perdonarlos igual; saca a la gente tóxica que quedó enlazada a tu círculo de afectos y deja entrar a los mentores que están esperando, a tus conexiones de oro, a los que te acercarán a tu propósito. Los psicópatas se arruinan solos, no te preocupes.

Es cierto: alguien saldrá de tu círculo íntimo, pero¡prepárate! ¡Los mejores están por llegar! No entres en juegos ajenos, sigue con tus estrategias. Haz historia, no le entregues a los psicópatas lo que te pertenece sólo a ti.

No permitas que tu vitalidad sea dañada ni que su accionar te intimide en el vínculo interpersonal que a diario estableces con las personas que te rodean. Levanta un cerco alrededor de tu intimidad y no permitas que nadie viole tus emociones; escribe un cartel bien grande que diga: “¡Prohibido entrar!”

Aprendamos a alejarnos de todo encuentro social que nos resulte tóxico. Alimentemos nuestros vínculos sociales saludables y cortemos todo tipo de conexión con aquellos que decidieron contaminar y amargarnos el día desde el
momento en que nos levantamos.

Gente Tóxica: Bernardo Stamateas

About these ads