Un Minuto de Sabiduría: 3 de Septiembre

Etiquetas

, , , , , , ,

@solitalo

Los niños muy pequeños poseen una forma de clarividencia, ven entidades que se desplazan entre las piedras, los árboles, las flores, los humanos, ven que las atraviesan…Sienten también que esas entidades vienen a su encuentro y les hablan, son como amigos que los visitan.

Pero muy pronto, los adultos y todo el entorno materialista provocan la ruptura del vínculo del niño con el mundo invisible, y también está el hecho de que el intelecto y otros factores psíquicos entran en juego. Poco a poco, los niños ya no ven la creación sino como una yuxtaposición de criaturas con las que no tienen ninguna comunicación. No perciben más las vibraciones sutiles por medio de las cuales entran en correspondencia con ellas. Esta sensibilidad hacia el aspecto sutil y vivo de la naturaleza es la que los discípulos de una escuela iniciática se ejercitan en desarrollar.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 17.797 seguidores