Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

 

En la imagen el horóscopo Maya 2013

La Astrología Maya, como aspecto importante de la Ciencia Maya, es un instrumento sagrado y poderoso que facilita el autoconocimiento. Es sabiduría milenaria y está basada en el Calendario Sagrado, el Cholqu’ij, al que los Ancianos llaman el Reglamento Cósmico, pues es el que relaciona al ser humano con la Tierra y con el Cosmos en su totalidad.

La Astrología es una de las herencias de nuestros antepasados, que con Amor observaron el Universo durante milenios, y comprendieron que cada día tiene un magnetismo, una fuerza diferente. El ser humano, en el instante del nacimiento, abre la puerta del magnetismo de ese día; en él están los propósitos que viene a cumplir a esta vida y los dones que necesitará para realizarlos. Los elige desde su parte más sabia, el propio espíritu, que sabe qué necesita concretar en esta vida para evolucionar.

Nadie nace en un día que no le corresponde, es imposible. Aun cuando un médico programa aparentemente un nacimiento, en realidad, sólo el ser nacerá si está listo para nacer. También elegimos a la madre y, en consecuencia, al padre, a la familia, el lugar y la época. Cuando entendemos esto con la inteligencia del corazón y la mente unidos, vemos nuestra vida desde un buen lugar, dejamos de ser víctimas para ser protagonistas y constructores conscientes de nuestra propia existencia.

Alguien que tiene una mamá o papá autoritarios puede preguntarse: “¿Cómo yo, que soy débil, pude haber elegido personas así como padres?”. Sí, pues si lo reflexiona, podrá ver que ese desafío que le presentan sus padres le permite fortalecerse, y seguramente es lo que necesita su espíritu para crecer.

Ninguno de nosotros viene a sufrir; sí a despertar y a evolucionar, y para lograrlo necesitamos atravesar los desafíos. Con frecuencia, nos abusamos de la comodidad y repetimos lo conocido. Las pruebas nos llevan a ser creadores de respuestas y, en esa búsqueda, a sentir la satisfacción de construir y caminar el propio camino.

“Aquí, con los Ancianos y junto al Fuego Sagrado, se prepara a los seres humanos en el gran conocimiento maya. Según el día en que nacemos viene marcado el destino; cada uno de nosotros viene predestinado. Cuántos jóveneshan sido engañados, estudian, les dan un ‘cartoncito’ y les dicen que son licenciados; pero no sonfelkes, no saben hacer lo que les gusta, algunos caen en el alcohol porque ése no era su destino. Sólo realizando lo que está escrito en el hilo del Tiempo para cada uno, y que podemos conocer por la Astrología Maya, haremos lo que nos hace felices, pues para eso nacimos”, dice el Anciano “Lobo Errante”.

La Carta Natal Maya es un instrumento que nos permite recordar cuáles son los propósitos para los que nacimos y qué herramientas y características traemos a esta vida para realizarlos. Es maravilloso observar que elegimos lo necesario en un equilibrio perfecto. Claro, el desafío es despertar la conciencia de quiénes somos y elegir de acuerdo a lo que el corazón indica. La Carta Natal Maya es el mapa del territorio que somos.

Este estudio individual, que se realiza con el dato de la fecha de nacimiento, ayuda al autoconocimiento, a mejorar la autoestima, a comprendernos y amarnos más. Es el primer paso para apoyar a alguien en su sanación. El diseño de la Carta Natal es una cruz, símbolo importante en todas las formas de la espiritualidad.

Muestra las cuatro direcciones del Universo y la integración en el centro:

– En la cabeza de la cruz, podemos ver la energía de la concepción, en qué magnetismo el ser es concebido. El instante de la concepción es la puerta por la que nuestro espíritu decide to mar la forma humana.

– En el centro de la cruz, vemos la energía principal, el magnetismo que indica los propósitos para los que nacemos cada uno de nosotros, y en el que integramos los dones. Las llamamos energías, magnetismos, espíritus, y también Abuelos y Abuelas, pues son energías originales, que están en la Tierra desde el comienzo de la vida.

– En el brazo izquierdo de la cruz observamos qué traemos en el mundo interno, aquello que nos nutre íntimamente.

-En el brazo derecho, vemos cómo salimos al mundo, de qué manera realizamos los propósitos y la forma de relacionarnos con los demás y con la naturaleza toda.

– Al pie de la cruz está el Abuelo de destino, de edad adulta, el que despierta alrededor de los cuarenta años y nos da exactamente lo que necesitamos en ese momento de la vida, para realizar nuestra evolución.

Además, todos tenemos un cargador, que nos da fuerza extra y protección. Es un Abuelo que trae la bendición del Calendario Solar, que tiene la medida del tiempo de la rotación de la Tierra alrededor del Sol.

Los Mayas, sabios cargadores del Tiempo, lograron penetrar el significado de la cuenta de los días. Cada día, además de tener su propia fuerza y facilitar determinadas acciones, tiene animales maestros. Cuando los observamos, despertamos en nosotros sus enseñanzas, especialmente la de aquéllos que guían en el día en que hemos nacido.

Observar el diseño y las costumbres de la tortuga, el jaguar, la araña, el venado, el buho, nos ayuda a despertar la protección, la maestría del acecho, el arte de tejer la propia vida, el equilibrio y armonía, la visión en la oscuridad… Así, logramos entender que todos los seres de la Creación tienen mensajes inteligentes para mejorar nuestro camino.

Cada día, también, rige determinados aspectos y funciones de nuestro cuerpo físico. Estos tienen relación con aspectos emocionales, mentales y espirituales. La Carta Natal Maya nos permite conocer los aspectos físicos más sensibles que cada uno de nosotros tiene. Son antenas que,cuando estamos armonizados con nuestro ser profundo, funcionan como fortalezas; pero cuando no nos escuchamos a nosotros mismos, nos llaman la atención a través de molestias, que pueden llegar a convertirse en enfermedad.

Tomado del libro: ENSEÑANZAS MAYAS. Su extraordinaria eficacia en nuestra vida. Mabel Flores.