Etiquetas

, , , , , , ,

Desde pequeños nuestros padres y maestros nos han inculcado que si oramos a Dios con fe nuestros deseos se harán realidad, lo que nunca nos enseñaron fue la manera rápida y correcta de entrar en oración y meditación al tiempo que procuramos sentirnos bien. Gracias a una investigación que conseguimos realizada por Celina Fioravanti hemos descubierto que el poder de la oración está en las frases o palabras que piensas cuando te diriges a Dios, de forma similar a los mantras utilizados en budismo, hinduísmo y otras corrientes religiosas. Realmente no es importante tu religión o creencia particular, la repetición de los salmos funciona por sí misma, te recomiendo que leas o repitas las frases de poder durante 7 veces y hasta 49 veces para que veas los cambios que obrarán en tu vida.

En estos días pre electorales se recomienda rezar el Salmo 2 que se aplica para:

  • Alejar las guerras y a los tiranos que oprimen al pueblo.
  • Debe rezarse siempre que el pueblo tenga que escoger a su gobernante; porque es un salmo político.
  • Para encontrar abrigo en el Señor y recuperar la dignidad.
  • Para desarrollar la intuición (tercera visión) y !os dones de curación.

Las frases de poder a usar con este Salmo 2 son las siguientes:

  • Pídeme y te daré en herencia las naciones.
  • Corregíos, jueces de la Tierra.
  • Venturosos los que a él se acogen.

SALMO 2

EL REY DAVÍDICO, FIGURA DEL MESÍAS

La rebelión de los reyes vasallos

1 ¿Por qué se amotinan las naciones
y los pueblos hacen vanos proyectos?

2 Los reyes de la tierra se sublevan,
y los príncipes conspiran
contra el Señor y contra su Ungido:
3 “Rompamos sus ataduras,
librémonos de su yugo”.

El Señor, defensor de su Ungido

4 El que reina en el cielo se sonríe;
el Señor se burla de ellos.

5 Luego los increpa airadamente
y los aterra con su furor:
6 “Yo mismo establecí a mi Rey
en Sión, mi santa Montaña”.

Los privilegios del Rey

7 Voy a proclamar el decreto del Señor:
Él me ha dicho: “Tú eres mi hijo,
yo te he engendrado hoy.

8 Pídeme, y te daré las naciones como herencia,
y como propiedad, los confines de la tierra.

9 Los quebrarás con un cetro de hierro,
los destrozarás como a un vaso de arcilla”.

Advertencia contra los rebeldes

10 Por eso, reyes, sean prudentes;
aprendan, gobernantes de la tierra.
11 Sirvan al Señor con temor;
12 temblando, ríndanle homenaje,
no sea que se irrite y vayan a la ruina,
porque su enojo se enciende en un instante.
¡Felices los que se refugian en él!