Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

DSC_0460

Después de dos días pensando si escribir esto o no, me decido por dos razones, la primera porque me afecta en lo personal la situación espiritual que se está viviendo en el país, la segunda porque me parece un acto de responsabilidad en lo colectivo. Y aclaro de antemano que este no es un artículo político, no quiero que empiecen a responsabilizar a unos ni a otros por las condiciones de la lucha que se ha desatado, cada quien es responsable de sí mismo, tampoco es el ánimo juzgar a nadie.

En estos días de intensa campaña para las elecciones presidenciales, han aflorado los más variopintos sentimientos en los venezolanos en general, hay una falta de nivel en los discursos, se insultan de lado y lado, los partidarios de cada candidato enarbolan las banderas de libertad e igualdad, de democracia, de respeto. Todos exigiendo lo que no dan, y me duele, como venezolana y como persona espiritual que soy; trato de ver las cosas desde afuera y lo que veo es resentimiento, odio, rencor, hay que acabar con el adversario.

Democracia es eso, esa libertad de votar y decidir por quien mejor nos parezca, por el que llene nuestras expectativas, por el que pensemos que va a conducir a buen puerto los destinos de nuestra amada Venezuela. Pero sinceramente díganme y pregúntense, es necesario matar, aniquilar, acabar y degradar al que piensa diferente? es eso lo que de verdad llevamos en el corazón? No lo creo, y estoy segura de que ustedes estarán de acuerdo conmigo.

Por eso tengo días insistiendo en que hay que reencontrarse en el amor! Somos un país lleno de gente valiosa, espiritual, de buenos sentimientos, cargados de una nobleza que no se encuentra con tanta abundancia en muchos lugares del planeta. Es indispensable promover la reconciliación nacional, un país dividido no será viable, es necesario unir esfuerzos para vencer los problemas porque unidos somos más que la suma de las partes.

Es esto de verdad lo que sentimos? lo que queremos? es esta la Patria que queremos construir? con hermanos llenos de odio entre sí, tirándose las lanzas porque creen en procesos diferentes? Pues les confieso que no lo creo, son miles las cadenas de oración por nuestro país que hemos realizado, pero les parece lógico que después de publicar un twitt, por ejemplo, pidiendo amor y unidad y orando por la paz de Venezuela, esa misma persona publique una cadeneta de insultos y descalificaciones? Señores, hay que ser congruentes entre lo que se piensa y lo que se dice, porque podemos terminar pensando lo que decimos y eso no es lo que queremos verdad?

Disculpen si me pongo intensa, solo les escribo desde el amor, y buscando ese amor que cada uno lleva dentro, me he sentido muy mal (y sé que muchos de ustedes también), me desespera y me causa angustia ver los maltratos entre hermanos, porque eso somos todos: hermanos, hijos de una misma tierra que nos ama y que sufre al ver lo que hemos hecho de ella.

Hasta aquí la dejo para no cansarlos, sólo quería recordarles lo bello que es amarse, los nobles sentimientos que cada uno lleva en su corazón, si tú cambias, todos cambian, seamos ese cambio, en manos de cada uno de nosotros está el deber de engrandecer este país que amamos con todas nuestras fuerzas, dejemos los rencores, luchemos limpiamente, abracemos al que piensa distinto, porque ese, también es nuestro hermano.

Sí hay un camino, el corazón de la Patria!!! Abrazos de Luz para todos desde mi amor.