Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

El biomagnetismo médico es un sistema terapéutico desarrollado por el Dr. Isaac Goiz Duran de México en Octubre de 1988, utilizando imanes permanentes (no conectados a la red eléctrica y diferenciados los polos a cada lado del imán) de alta potencia más de 1000 Gauss, para nivelar el pH (potencial de hidrógeno) distorsionado por la presencia de virus, bacterias, hongos, parásitos y otros gérmenes causantes de las enfermedades.

Según la Teoría del Par Biomagnético del doctor Isaac Goiz Duran las enfermedades son producto de la combinación de alteraciones fundamentales del pH en los órganos internos y la presencia de virus, bacterias, hongos, parásitos. El Dr. Goiz afirma que toda patología se inicia en dos puntos relacionados entre sí que poseen las mismas características bioenergéticas aunque estén situados en distintos lugares del cuerpo. Es lo que llama «par biomagnético» y asevera que mientras en uno de esos puntos se produce acidificación en el otro se produce alcalinización. Esto hace que en uno se acumulen los virus y en el otro las bacterias, afirma que basta colocar dos imanes permanentes durante un corto tiempo, en esos puntos para que los virus, bacterias, hongos, parásitos que pueden afectar negativamente al organismo pierdan su capacidad patógena.

En este marco de relaciones entre cargas positivas – negativas y pH,  el Dr. Goiz alega que cuando estos pares se desequilibran, en el punto del par polo sur-positivo (de ambiente ácido) se encuentran determinados virus mientras que en el punto del par polo norte-negativo (de ambiente alcalino) se hallan ciertas bacterias. Virus y bacterias han sido identificados por el Dr. Goiz a lo largo de su investigación y puestos en relación a través del campo magnético que forma cada par. 

«De acuerdo al concepto teórico del Par Biomagnético -escribe Goiz- el virus patógeno tiene dos elementos morfológicos: cápside y virón. El primero con carga negativa puesto que se trata de una muco proteína. Y el segundo con carga positiva puesto que se trata de una porción de nucleoproteína y, específicamente, de ADRN. En el polo positivo o Sur se generan los virus patógenos o estructurales en su función de virón;  y en el negativo la muco proteína que les es específica ya que en el polo negativo o Norte las bacterias tienen pleno desarrollo y madurez y no se ocupan de su propio metabolismo sino de hacer resonancia vibracional y energética con los virus que les son afines y de producirles la proteína cápside que los hacen patógenos».

Goiz logró establecer que entre ambos focos de virus y bacterias existe una comunicación -en forma de ondas electromagnéticas- que define comobiorresonancia magnética y que permite una relación energética entre dichos microorganismos de manera tal que cuando el órgano se desequilibra se potencian su virulencia y capacidad de resistencia frente a los anticuerpos del sistema inmune.

El Dr. Goiz manifiesta que «Al inducir a los virus campos magnéticos superiores a 1.000 gauss  pierden su capacidad patógena y cede la sintomatología viral en tiempos críticamente cortos. En el caso de las bacterias, al precisar éstas un medio alcalino para su reproducción en el momento de su neutralización ceden en su capacidad patógena». 

El tratamiento del Par Biomagnético durante una sesión terapéutica de Biomagnetismo consiste en la colocación de pares de imanes de mediana intensidad y de polaridades opuestas en puntos concretos del cuerpo del consultante que han sido rastreados previamente por el terapeuta e identificados los desequilibrios energéticos. Esto facilitará la migración de iones H+ y de radicales libres de una zona a otra, modificando y nivelando así el pH distorsionado de las zonas del cuerpo afectadas. Luego de la sesión comienza un proceso durante el cual el cuerpo irá recobrando progresivamente la normalidad,  acompañada de una mejoría paulatina del cuadro sintomatológico.

El número de sesiones necesarias dependerá de cada caso concreto. No hay dos enfermos que reaccionen de manera idéntica ante una enfermedad dada. Cada uno tiene una edad, constitución, metabolismo, estilo de vida, estado nutricional, estado anímico, carga tóxica, sistema inmune diferente.

Es frecuente que ya desde la primera sesión empiece a notar cambios positivos en su salud. Como término medio, con una secuencia de tres sesiones -una a la semana- se debe obtener una gran mejoría en muchos casos. En casos crónicos suelen requerirse más sesiones. El número final de sesiones necesarias lo marcará cada caso en concreto.

El Par Biomagnético es una terapia natural como la energía magnética en la que está basada, es externa, sin ingerir químicos. No puede destruir tejidos, ni propiciar contagios, ni dejar residuos químico-tóxicos, no produce yatrogenia médica o efectos secundarios indeseables. Es por ello una terapia limpia y además, compatible con otros tratamientos médicos convencionales. Debe evitarse únicamente en pacientes que han estado sometidos a quimioterapia, tomado precauciones en pacientes que llevan marcapasos  y en mujeres que puedan estar embarazadas.

El consultante que decide utilizar a esta terapia debe seguir acudiendo a su médico alópata.

Tomado de: Alejandro Zumbo. Consultor en Biomagnética