Etiquetas

, , , , , , , ,

@alejorta

ritual

 

Uno a uno, iban llegando al claro del bosque iluminado por la luna llena. Cuando los 13 se encontraron hicieron un círculo. El sumo sacerdote se acercó el centro de la rueda humana y encendió una hoguera, mientras el resto del grupo aguardaba con la mirada al suelo, cubiertos por una túnica oscura.

Al mismo tiempo, otra sacerdotisa tocaba un tambor con un ritmo lento, como el compás de un corazón en descanso. Al incorporarse el sacerdote a la rueda, dio inicio a la ceremonia con un saludo a la luna. Los presentes levantaron sus manos hacia las estrellas en honor a la diosa nocturna.

La sacerdotisa solicitó a los presentes que abrieran sus corazones para conectar el espíritu humano con la energía universal, y de inmediato todos se despojaron de sus túnicas y quedaron vestidos por el cielo. 13 cuerpos desnudos haciendo una ronda al ritmo del tambor, conectados con la madre tierra y la luz de la tiniebla.

Al finalizar el baile, la sacerdotisa se dirigió a la fogata y quemó un papel en donde tenía escrito un conjuro. De inmediato, procedió a dirigirse a cada uno de los presentes y les brindó besos en las mejillas.

El sacerdote dio por terminada la ceremonia, todos se vistieron y uno a uno, fueron desapareciendo en el denso bosque. Una vez más, la desnudez es partícipe del crecimiento espiritual del individuo.

@alejorta