Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

A fin de que el cuerpo físico pueda vivir, requiere alimento para su nutrición; aire para su respiración y vitalidad para su absorción. La vitalidad es, esencialmente, una fuerza; pero cuando se reviste de materia aparece como un elemento existente en todos las planos de la naturaleza.

La vitalidad es una fuerza que originalmente viene del SOL y cada cosa y cada persona, como el pez en el océano de agua, se hayan sumergidas en un océano de aquella vida, denominada “JIVA”, o el principio vital solar. Cada cual se apropia de esa vitalidad, llamada por ello PRANA, el principio vital humano, o la fuerza vital. No tiene color, aunque es intensamente LUMINOSA y activa, puesto que procede del Sol; y no puede ser directamente útil al cuerpo para su asimilación, a menos de ser absorbida a través de un CENTRO ETÉRICO situado en la contraparte etérica del BAZO.

La función fisiológica del BAZO, como saben, es la de formar los glóbulos rojos de la sangre. No es pues de extrañar que el CENTRO ETÉRICO de la vitalidad que proviene del Sol, en forma de pequeñas esferas luminosas esté situado justamente sobre él. La atmósfera terrestre se halla en todo tiempo llena de esta fuerza, llamada PRANA. El PRANA no puede separarse del vehículo físico y su doble etéreo durante la vida. Sintetizando podríamos decir que: PRANA en sánscrito significa “ENERGÍA ABSOLUTA” la fuerza vital.

Se sabe que con cada RESPIRACIÓN de una persona fluye el PRANA hacia nuestro interior. Al convertirse en Maestro del PRANAYAMA (Respiración energética), la Ciencia de la Respiración, uno puede sumergirse en la fuerza vital y aprender entonces a controlar su “SISTEMA SUTIL DE ENERGÍA”, de manera que pueda TRANSMUTAR energía en cualquier vibración que requiera. Esta fuerza vital actúa como una COLA CÓSMICA. Se difunde desde el TODO, fluyendo hacia cada Dimensión, llenando todo el espacio disponible, conectando todo en los cuatro niveles. Es la FUERZA PRIMORDIAL, que es la fuente de todas las Fuerzas del Universo; transmite el pensamiento a través del ÉTER y, sin embargo ¡no es pensamiento!.

No es materia, pero a causa del él “PRANA” existe en todas sus variaciones. Todo lo que “Es” brota del PRANA de la manera en que se transmuta en diferentes vibraciones. Con todo, el PRANA no es CONCIENCIA, es simplemente la energía absoluta que mantiene a todo funcionando, el combustible de la vida. La RESPIRACIÓN es la que lleva el PRANA en su forma más concentrada a través del SISTEMA SUTIL o Cuerpo Etérico de una persona y por medio de una adecuada respiración podemos incrementar nuestro nivel de energía (nivel de PRANA) y luego usar éste como usaríamos la electricidad para cualquier propósito útil.

Texto de: Francisco Redondo Segura