Etiquetas

, , , , , , , , ,

@solitalo

11. T’ai / La Paz.

El Dictamen
La Paz. Lo pequeño se va, llega lo grande.
¡Ventura!¡Éxito!

Viene el fuerte y el débil se marcha. Es un período de paz y de serenidad, hay avenencia para todos. Es necesario encontrar a la persona competente que asigne las tareas y administre el momento favorable para que cure. En la naturaleza, este signo alude a una época en la cual, por así decirlo, reina el cielo sobre la tierra. El cielo se ha colocado por encima de la tierra. Así sus fuerzas se unen en íntima armonía. De ello emana paz y bendiciones para todos los seres.

En el mundo humano se trata de una época de concordia social. Los encumbrados condescienden con los de abajo, los inferiores, abrigan sentimientos amistosos para con los elevados, y así llega a término toda su contienda.

En lo interior, en el centro, en el puesto decisivo, se halla lo luminoso; lo oscuro está afuera. Así lo luminoso actúa con vigor y lo oscuro se muestra transigente. De este modo ambas partes obtienen lo que les corresponde.

Comentario:
La serenidad consolida el acuerdo y la paz. El hombre con gran voluntad se impone. Armonía y respeto traen serenidad. Quien vale triunfará con buena suerte. Los malos deberán irse.

Imagen:
Cielo y tierra se unen. Hay prosperidad y buena fortuna. Llega la hora de la gran fuerza. El receptivo desciende, el creativo asciende. La unión es armónica y constante.

En la práctica:

Trabajo: Todo va viento en popa. Las asociaciones serán sólidas.

Amor: Lazos basados en el afecto sincero. Se crean las bases sólidas para un futuro tranquilo.

Salud: Todo marcha perfectamente, pero no exagerar en el comer y en el beber.

Decisiones importantes: Avenencia, paz y trabajo, bondad y simpatía. Aparece la luz y con ella la honestidad: todo está en armonía.

Situación: Las energías son favorables, es posible un buen descanso, pero también actuar. Serenidad para quien lo desee. Saber elegir el propio  camino para no enemistarse con la personas que no debes es la mejor apuesta.