Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

@solitalo

¡Controla tus palabras! Evita los términos impropios y las palabras de mal gusto. Piensa que lo que hablamos mal queda en nuestra atmósfera mental, atrayendo a los que piensan de mismo modo y que entrarán a conformar el círculo normal dentro del cual nos movemos.

No ofendas con palabras vulgares a los ángeles de Dios que, horrorizados, se apartarán de ti. La buena educación también se manifiesta en las palabras con las que nos comunicamos.