Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

Ruinas de la ciudad de Lemuria cerca de Yonaguni, Japón

De acuerdo al autor James Churchward, MU (Lemuria) tenía una longitud aproximada de 5,000 millas y 3,000 millas de ancho y era un hermoso paraíso tropical como el Jardín del Edén. Él afirma que hubo 64 millones de personas que murieron debido al hundimiento, y que eso acaeció hace más de 50,000 años. Las Islas del Pacífico son el remanente de los picos de montañas del continente perdido. Se encontraron mapas precisos y detallados del continente perdido de Mu y de Atlántida en tablillas de piedra Inca, pre-incaicas, por el Dr. Javier Cabrera, que fueron grabadas en piedra y fotografiadas por Robbert Charroux.

El diplomático Farida Iskoviet de las Naciones Unidas, asistido por el Presidente de las Naciones Unidas Adam Malik, llegaron a Maui en 1972 e investigaron las ruinas lemurianas y su historia y concluyeron de que era real.

Una de las principales autoridades de Hawaii para la investigación Lemuriana, fue el Sargento Williard Wannall de la Inteligencia de la Armada en Oahu. Él informó que existían ruinas de una ciudad Lemuriana sumergida entre Maui y Oahu. Este fue un Secreto Máximo de la Inteligencia Naval en 1972.

Hace aproximadamente Un Año Galáctico atrás en el tiempo, 26,000 años, fue la Era Dorada del Imperio del Sol, cuando la humanidad vivía en paz, amor, armonía y prosperidad más allá de todo lo que podamos imaginarnos en la actualidad. A medida que nuestra Estrella Solar sigue su órbita alrededor del sol Central, nosotros ahora estamos entrando a los primeros rayos del campo de fuerza Acuariano, a medida que dejamos atrás los rayos del campo de fuerza Pisciano. Estamos ahora en la Cúspide, sintiendo tanto las vibraciones de una era que se está muriendo como el amanecer de una nueva era. Esta es la Ciencia Cósmica de Mu basada en escritos de James Churchward y Dr. George Hunt Williamson, que pasaron docenas de años estudiando los antiguos escritos de Mu.

El sol del Imperio del Sol fue un símbolo cósmico para las energías creativas primarias irradiando desde el sol central al centro del universo, las benéficas energías de tiempo y espacio desde dimensiones más elevadas, la fuente de toda la vida, materia y energía. El sol además representaba en el microcosmos, el sol dentro de cada ser humano, la invisible llama eterna que unía al hombre con su creador cósmico. La gente de Lemuria (Mu) creía que el sol dentro del hombre se ubicaba en el “tercer ojo”, el ojo invisible dentro nuestro que se halla sintonizado con nuestras visiones más internas.

De acuerdo a Churchward, mucha de la civilización de Mu vivía en hogares con techos transparentes. Ellos estaban libres de estrés y enfermedades y vivían cientos de años, desarrollando sus habilidades E.S.P. (emocional, espiritual, físico) a través de casi 40,000 años de práctica y experimentación de la sociedad. Con esos siglos de evolución, los habitantes de Mu obtuvieron su reputación o telepatía, viaje astral y teleportación… haciendo innecesarios los vehículos por tierra.

La mayoría de aquellos que han escrito sobre Lemuria afirman que ellos en primera instancia eran socialmente vegetarianos, agricultores, una cultura orgánica que vivía en el exterior y que trabajaba en armonía con la naturaleza y el suelo, teniendo poco uso para la tecnología científica.

Los Lemurianos se habían concentrado en la meditación y el desarrollo de percepciones Extra sensoriales (ESP). Lemuria tuvo relativamente poco interés en la tecnología Atlante y prefirieron experimentar con energías psíquicas a fin de mover objetos (probado por Uri Gellar durante su investigación en la Universidad de Stanford en 1970), aunque ellos empleaban energía solar, sónica de frecuencia ultra elevada, energía cristal y teleportación para construir y también mover objetos.

Un informe describe a las pruebas pre-maritales de Lemuria (escrito por un hombre llamado Cerve, un historiador Rosacruz). Los ancianos requerían que el hombre y la mujer diesen todas su posesiones al sacerdote de modo que ellos no tuviesen nada en absoluto – ni ropa, alimentos, refugio o cualquier tipo de herramientas. El hombre y la mujer luego fueron enviados desnudos al bosque durante un mes (28 días).

Durante ese tiempo ellos tenían que construir su refugio, preparar su propia ropa, juntar su propia comida, hacer sus propias herramientas y proveerle el uno al otro sin entrar en discusiones o proyectando cualquier tipo de negatividad el uno hacia el otro. Si ellos pasaban esa prueba, ellos eran casados y sus posesiones les eran devueltas. Si fallaban en la prueba, no podían casarse!

Autor: Raúl Yepez