Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

 

Dormir mucho adelgaza

En una entrada anterior explicamos brevemente en qué consisten los Ciclos Circadianos, hoy voy a referirme a las situaciones que los afectan. Entre los principales tenemos: el cambio de zona horaria conocido como Jet lag; el embarazo, el alcohol y la cafeína; algunos medicamentos; trabajar en turnos nocturnos o por turnos día/noche y el exceso de luz artificial así como los ruidos.

Por ejemplo, mirar la televisión por la noche o quedarse dormido con la televisión encendida; la computadora y otros gadgets electrónicos; música escandalosa como en fiestas y reuniones, y también dormir con la luz encendida.Estudios han confirmado que aunque estés dormido, con los ojos cerrados, la luz del televisor, de algún aparato electrónico o de una lámpara, incluso pequeña, impiden la producción de melatonina, y ya sabemos cómo repercute eso en la glándula pineal, y por ende en nuestros cuerpos físico y espiritual.

También afectan las temperaturas, frío o calor excesivos durante la noche; el estrés, ya que el exceso de cortisol y adrenalina en la sangre “confunden” al organismo, generando un estado de alerta durante la noche.

Un ciclo circadiano descontrolado se manifiesta con insomnio, fatiga, desorientación, incapacidad para concentrarse, hambre o falta de apetito, problemas de fertilidad, baja productividad y descontrol hormonal. Diversos estudios apuntan que un sueño insuficiente y de baja calidad es un factor de riesgo para la obesidad, diabetes y problemas cardíacos.

¿Qué podemos hacer para regular nuestros ciclos?

Pues muy sencillo, sólo poner orden en nuestra vida:

-Mantén horarios fijos para dormir y despertar.
-Evita la exposición a luces intensas y brillantes durante las primeras y últimas horas del día, sobretodo antes de de acostarte. Para ello puedes utilizar focos en los que controles la intensidad de la luz.
-Duerme en completa oscuridad y completo silencio.
-No veas televisión, ni trabajes en la computadora al menos una hora antes de acostarte.
-Asegúrate de no pasar ni frío ni calor excesivo durante la noche.
-Cena al menos una hora y media antes de acostarte y procura alimentos fáciles de digerir, que no sean irritantes.
-Realiza comidas en horarios fijos a lo largo del día.
-Evita la cafeína y el alcohol.
-No tomes líquidos inmediatamente antes de acostarte, pues probablemente surgirán ganas de orinar durante la noche.
-Reduce o evita el uso de medicamentos lo más posible, ya que muchos de ellos pueden afectar el sueño.
-La última hora antes de acostarte realiza actividades relajantes y pausadas. Por ejemplo, meditar, tomar un baño con agua tibia, escuchar música relajante o sonidos de la naturaleza.
-Evita ir a la cama con emociones negativas.
-La siesta puede ser una herramienta para recargar energía, pero no debe ser mayor a media hora. Elimínala si padeces insomnio.
-Aumenta la exposición al sol durante el día pasando más tiempo al aire libre y abriendo persianas y cortinas.
-Varios estudios recomiendan el sonido de los pájaros como un detonador natural de la vigilia.
-Acude con un experto si padeces insomnio crónico.

Ya ven cómo tomando unas sencillas medidas podemos regular nuestros ciclos circadianos beneficiando enormemente nuestra salud, ¿estás dispuesto a cambiar algunos hábitos?