Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

Energía

Después de hablar sobre los elementales y su influencia en nuestra vida espiritual, cabe mencionar otro más: el elemental del cuerpo. Cada uno de nosotros tiene un siervo fiel llamado el elemental del cuerpo: un ser de la naturaleza (ordinariamente invisible y que trabaja (sin que lo notemos) que ha servido a nuestra alma desde que encarnamos por primera vez. Su tarea es cuidar el cuerpo físico. Mide como un metro de altura y se parece al individuo que sirve. El elemental del cuerpo trabaja con el Ángel Guardián, bajo la dirección del Yo Crístico, es el amigo y ayudante invisible del hombre.

Como todos los elementales, nuestro elemental del cuerpo no tiene llama trina. Sin embargo, cuando nos hayamos ganado nuestra resurrección y estemos listos para ascender, nuestro elemental del cuerpo podrá recibir una llama trina y descender con nosotros.

El elemental del cuerpo tiene una conciencia, y esa conciencia penetra tu cuerpo físico. Tú eres el amo del elemental de tu cuerpo. Si lo alimentas con pensamientos y actitudes positivas, y no con quejas negativas, serás mucho más feliz, estarás mucho más saludable y sano, y él también. Por supuesto, tu elemental del cuerpo no puede hacer su mejor esfuerzo, aunque lo quisiera, cuando no le proporcionas una buena alimentación, ejercicio y una vida espiritual rica y equilibrada.