Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

stress? :)))

La vida que llevamos actualmente, agitada, controlados por un tiempo que cada vez se hace menor, las obligaciones con las que nos cargamos a diario, la competencia, el exceso de trabajo, hay numerosas cargas que nos disparan una situación de estrés, y con ella llegan las enfermedades del cuerpo físico.

Son numerosos los psicólogos que coinciden en que definir el estrés es una tarea bastante compleja, considerando que las percepciones individuales del mismo difieren considerablemente. Este padecimiento tan común en nuestra cotidianidad, está asociado a un conjunto de experiencias y cambios tan amplio y diverso que dificulta su cuantificación e incluso su identificación.

La definición que goza de mayor aceptación es la que propone la psicología: el estrés es la respuesta del sistema nervioso a un acontecimiento o situación que la persona percibe como una amenaza. Esta respuesta se conoce informalmente como un mecanismo de lucha o huida, ya que las hormonas que el organismo secreta al sentir miedo (como la adrenalina) proporcionan al cuerpo la potencia física para enfrentarse al peligro o bien huir.

¿Estrés agudo o crónico?

El estrés agudo se refiere a la activación breve de la respuesta de lucha-huida, mientras que el crónico describe la activación persistente de dicha respuesta, haciendo que el cuerpo se encuentre permanentemente en situación de alerta máxima. Este último tipo es el que resulta más pernicioso para el organismo, ya que provoca un agotamiento emocional y físico, y aumenta la vulnerabilidad a diversas enfermedades físicas y psicológicas.

Cada periodo de la vida tiene sus circunstancias especiales, vivencias y características específicas, unas de ellas aportan felicidad; otras son traumáticas y unas terceras son la combinación de ambas. Prácticamente todas las experiencias de la vida pueden provocar estrés, dependiendo de cómo las asuma cada quien.No obstante, los psicólogos han identificado factores potenciales de estrés especialmente comunes y que suelen coincidir con los acontecimientos vitales de mayor relevancia o magnitud, como los nacimientos, enfermedades y accidentes, las relaciones sentimentales, los matrimonios, las separaciones y las defunciones.

El trabajo figura actualmente como una de las principales causas de estrés, porque implica no sólo hacerle frente a las responsabilidades y obligaciones, sino a los plazos, los superiores, sino que también involucran nuestras ambiciones y aspiraciones personales, y las relacionadas con cumplir las expectativas de las personas de nuestro entorno.

En próximas entradas seguiremos tratando este tema que siempre estará en el tapete, por sus implicaciones en nuestra vida cotidiana.