Etiquetas

, , , , , , , , , ,

@solitalo

 

no herir para  enseñar

Cuando impartas conocimientos, hazlo sin arrogancia. Y nunca olvides que hay que aprender toda la vida. Aprovecha las ocasiones que tengas para aprender, y no desprecies las observaciones sabias que te hacen, por el sólo hecho de que te las hacen labios que juzgas poco limpios. Dios ayuda a los hombres sirviéndose de otros hombres, y frecuentemente se sirve de personas irrelevantes, para enviarnos avisos importantes.