Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

@fulgeofulsi

Foto: S E L E N I T ALa selenita es una piedra muy espiritual, protege y da claridad mental. Es una piedra excelente para llevar mientras se practican actividades espirituales. Promueve el contacto con ángeles y guías, facilita la meditación, telepatía, la adivinación y los dones mediúmnicos. Conecta a la tierra mientras se trabaja con las energías superiores y protege y limpia el aura. Selenita estimula una mente clara y da claridad sobre las lecciones de la vida. Promueve la tranquilidad, el equilibrio y la paz interior y en el alrededor. Permite conectar con otras vidas y el plan de la vida actual. HAZ TU PEDIDO!Castillo de SelenitaCh $120.00

La selenita también se la conoce como rosa del desierto (su variante marrón) o espato satinado. Posee varios colores como el naranja, el azul, el marrón o el verde, aunque el más común es el blanco puro, el cual tiene un brillo muy característico y es translúcida. Es una variedad del yeso (sulfato de calcio hidratado).

Recibe su nombre de la Diosa griega de la Luna, Selene, y se la ha relacionado con ella porque se dice que estos cristales se forman durante la luna creciente.

La selenita está relacionada con el mundo angélico. Sus vibraciones son muy sutiles, por lo que abre el chakra corona (Sahasrara) y el chakra corona superior (el octavo chakra, fuera de los 7 principales, por encima de la cabeza). Esto permite tener acceso a la conciencia angélica y a la guía de entidades superiores. La selenita ayuda a anclar el cuerpo de luz a la vibración terrenal. Es una piedra que infunde una paz profunda, siendo excelente para la meditación o el trabajo espiritual.

Cuando varias personas sostienen un cristal de selenita de alta vibración, se potencia la telepatía que hubiera entre ellas, creando y aumentando su conexión.

Las barras de selenita o lápices de selenita sirven para desvincular entidades que hayan podido engancharse a nuestra aura, así como también prevenir influencias externas sobre nuestra mente.

La selenita permite conectar con otras vidas pasadas, así como también para comprobar el progreso kármico realizado. De la misma manera, podemos acceder a nuestro plan de vida o programa de vida desde el estado llamado “entre vidas”, que es un momento en el cual el alma está fuera del cuerpo físico.

Señala, con este último propósito, todo aquello que está dificultando la resolución de nuestro aprendizaje aquí en la Tierra, tanto si son externos como internos (normalmente son internos porque todo es elección nuestra), y muestra las diferentes soluciones para salvar estos problemas.

Se usa para la lectura psíquica, evaluar las situaciones ocurridas en el pasado o ver el futuro.

A nivel psicológico, la selenita aumenta la comprensión de lo que ocurre en el subconsciente y el juicio. Mentalmente, elimina la confusión y promueve una visión más amplia de la realidad. Dispersa y estabiliza las emociones perdidas.

A nivel físico, alinea la columna vertebral y aumenta la flexibilidad.
Protege de la epilepsia y neutraliza el envenenamiento por mercurio de las amalgamas dentales. Invierte el efecto de los radicales libres. Es un buen cristal para amamantar y alimentar a un bebé.

Sus excelentes curaciones suceden a nivel energético, y aunque tenga una vibración muy sutil y parezca que tarda más en actuar, es un cristal muy poderoso.

Sus variantes poseen todas estas propiedades, y además dependiendo del color, poseen unas específicas:

Naranja-marrón: Asienta la energía angélica y fomenta la curación de la Tierra.

Azul: Si se coloca en el tercer ojo, relaja el intelecto, aumenta la calma mental en la meditación y muestra rápidamente el núcleo del problema.

Verde: Ayudar a implicarse por el bien de todos. Provoca que te sientas bien contigo y a superar los efectos de la edad sobre la piel y el esqueleto.
Selenita cola de pez/ala de ángel: Profunda curación de los nervios. Extremadamente calmante, estabiliza las emociones y disuelve la tensión. Facilita el contacto angélico.

Rosa del desierto: Ayuda a disolver las programaciones autoimpuestas que nos son innecesarias. Libera el programa y ayuda a encontrar el sustituto adecuado. Fortalece las afirmaciones positivas.

Cualquiera de estas selenitas se puede sostener en la mano, posicionar en cualquier lugar del cuerpo o de la vivienda/lugar de trabajo para que haga su efecto. Las gemas siempre deben estar bastante tiempo con nosotros para que sus vibraciones afecten a nuestro campo magnético o áurico, no existen gemas que las toques y hagan curaciones milagrosas en 5 minutos. Antes de desecharlas por no “servir”, dale el tiempo establecido por la naturaleza, no intentes tú dominarla a ella porque es inútil.

Protección angélica para nuestra vivienda con Selenita

Colocar cristales de selenita en la casa en forma de red (una forma geométrica), protege la casa de influencias externas, así como provee de guía angélica. Podemos poner 4 selenitas en las cuatro esquinas de la casa, o en las 4 esquinas de una habitación.

Yo particularmente, tras limpiarlas con incienso, les hago los símbolos y las cargo con reiki. Mientras las estoy cargando en las manos, hago una invocación a todas las huestes angélicas y les pido que se vinculen con esas gemas, ofreciéndoselas para mi protección, guía angélica, prosperidad, etcétera. Luego doy las gracias y al terminar de cargar las gemas las coloco por la casa.

Limpieza:

Tiene una dureza en la escala de Mohs de 2, por lo que es fácil de rallar por la mayoría de los minerales, y es soluble en agua, por lo que nunca la purificaremos en agua y sal porque se disolvería. La limpiaríamos con reiki y con incienso de sándalo, y la dejaríamos a la luz de la luna para que se recargue.

Fuente: La biblia de los cristales – Judy Hall