Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

 

Mucho se habla ahora de los mandalas, se han puesto de moda, afortunadamente, pero realmente ¿sabemos qué son? Los mandalas cuya palabra significa “rueda” en sánscrito, son diagramas o representaciones esquemáticas y simbólicas del macrocosmos y el microcosmos, utilizados en el budismo y el hinduismo ahora muy extendido su uso en la cultura occidental.

Estructuralmente, el espacio sagrado (el centro del universo y soporte de concentración), es generalmente representado como un círculo inscrito dentro de una forma cuadrangular. En la práctica, los iantra hindúes son lineales, mientras que los mándalas budistas son bastante figurativos. A partir de los ejes cardinales se suelen sectorizar las partes o regiones internas del círculo-mándala.

Por otra parte, la mayoría de las culturas posee configuraciones mandálicas o mandaloides, frecuentemente con intención espiritual: la mandorla (almendra) del arte cristiano medieval, ciertos laberintos en el pavimento de las iglesias góticas, los rosetones de vitral en las mismas iglesias, las chacanas del mundo andino, los diagramas de los indios, etcétera.

Es muy probable que esta universalidad de las figuras mandálicas se deba al hecho de que las formas concéntricas sugieren una idea de perfección (de equidistancia con respecto a un centro) y de que el perímetro del círculo evoque el eterno retorno de los ciclos de la naturaleza (tal como en la tradición helenística lo proponía, por ejemplo, el uróboros).

A su vez, en los rituales mágicos es frecuente la separación de un espacio sacro respecto de uno profano; para esto, en la tradición del ocultismo occidental, se ha recurrido y recurre a los círculos mágicos; el espacio sacro —o al menos el del ritual— es el inscripto en tales círculos que, de este modo, cumplen funciones análogas a los mándalas orientales.

Hasta aquí todo muy bien, pero…¿para qué me sirven?

El arte espiritual de los Mandalas se originó en la India, y es una herramienta fundamental para la meditación. Son dibujos que contienen infinidad de otras formas geométricas: diversos colores y contenidos que representan aspectos del mundo sutil, espiritual o mágico de quien los concibe. Dentro del yoga la práctica de los mandalas cumple un rol muy útil ya que, ayudan a ver claramente los aspectos internos de la vida que deben ser ordenados tanto al nivel de sus centros de energía sutil “chakras”, como de su vida material, psicológica, emocional, vocacional y espiritual.

Por otra parte, tenemos que la meditación con mandalas se ha utilizado durante siglos como una herramienta eficaz para calmar el alma y despejar la mente del desorden. Este tipo de meditación es para el principiante y aquel que medita desde hace mucho tiempo por igual. Puede ser de particular utilidad para aquellos que tienen dificultades para permanecer sentados y estar en el momento, ya que concentrarse en un objeto ayuda a enfocar la energía en el interior del ser actual. Como en todas las prácticas de meditación, no hay manera correcta o incorrecta. Su práctica debería servir a tus necesidades particulares y preocuparte demasiado por las normas va en contra del propósito original de la suspensión de la mente lógica.

El arte de colorear mandalas es un medio de concentración, estimula el tercer ojo y el centro de la creatividad, nos beneficia por la cromoterapia ya que se utilizan numerosos colores, en ellos participa también la geometría sagrada, en otras entradas les hablaré más de ellos, por ahora les dejo este precioso mandala para que mediten con él, obsérvenlo fijamente tratando de poner la mente en blanco, y verán cómo poco a poco les llegan mensajes celestiales.