Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

@solitalo

Esta semana el animal de poder que será nuestro aliado temporal, es la Oveja. Sus poderes son: confianza, mansedumbre y apacibilidad. Con su sabiduría nos provee de: entrega, paz interior, abnegación, confianza en el futuro, sentido de pertenencia y felicidad sin complicaciones.

La oveja como animal de poder, guía a todas aquellas almas que, debido a su desarrollo evolutivo, se encuentran en un punto crítico de su viaje hacia la iluminación espiritual, por lo cual se debe reflexionar constantemente antes de tomar decisiones para actuar con humildad, sin egoísmos, pensando siempre en el bien mayor. Su mayor aprendizaje consiste en aprender a confiar en los demás. Todos los aspectos de nuestra vida deben reflejar el anhelo de las almas de servir a la humanidad y a todos los reinos de la naturaleza.

Para lo que deben sacrificarse los deseos individualistas, los miedos y juicios para así entrar plenamente en contacto con el espíritu. La oveja comparte su sabiduría para que podamos practicar las virtudes de la fe, la mansedumbre y la entrega al bien supremo, tanto a nivel personal como colectivo, para que sus palabras, su afecto y su comprensión, formen un halo radiante capaz de sanar a sus amigos, familiares y todos aquellos con quienes entren en contacto, no en vano el Amado Maestro Jesucristo ha sido llamado «el cordero del mundo».

La oveja colabora con quienes tienen que abrir caminos en comunidades de mentalidad cerrada, compartiendo con ellos su mansedumbre y apacibilidad para que logren encontrar la manera de aportar al conjunto la visión de aquello que los distingue del resto, pero de una forma creativa y pacífica para que los demás no se sientan amenazados por su innovación y puedan asimilarla e integrarla poco a poco.

La invitación para esta semana difícil, es a mantener la calma, permanecer centrados en el Creador y en su inmensa energía que nos inyecta conocimiento, sabiduría y amor incondicional en nuestro espíritu, sin dejarse llevar por el egregor del colectivo que no siempre es el más sano para nuestras mentes ni para nuestras almas. Bendiciones para todos.