Etiquetas

, , , , , , , , ,

@solitalo

Cuenta la tradición que los tres Reyes Magos, hombres sabios y de elevada intuición, entregaron al niño Jesús oro, incienso y mirra. ¿Te has preguntado por qué eligieron estos obsequios para venerar al Hijo de Dios?

El Oro, resplandece como un sol que emerge de la tierra y conecta con un Sol Mayor. “Evoca al Hijo como reflejo del Padre”.

El Incienso, Conecta con la voluntad espiritual; abre al diálogo entre los dos mundos. Facilita la comprensión del “Divino Mensaje y la tarea del Mensajero”.

La Mirra, cicatriza y repara las heridas infligidas al cuerpo y el alma. Símbolo de “Salvación, Curación y Renacimiento”.

Estos regalos están a nuestra disposición y llegan por el camino del tiempo.

Para Meditar

Enciende una vela roja, ella evoca la vida que nace. Tu nuevo nacimiento.Contempla la llama, el fuego transformando la materia en sustancia luminosa y la luz que se desprende de tus propias experiencias. Y en aromas que ascienden de Incienso y Mirra elevando tu conciencia hasta Aquel que todo lo Sabe, El que todo lo Ve… Pregunta…luego, escucha, en silencio…la voz del que habla. ¡Feliz Navidad!