Etiquetas

, , , , , ,

@solitalo

 

QUE A TODOS LES LLEGUE EL ESPIRITU DE LA NAVIDAD!!!!!!!!!!!!!!.

Este sencillo y espiritual ritual lo hemos compartido desde elarcangel.com, como un recordatorio de que lo más importante de las fiestas decembrinas es reencontrarnos con nuestra verdadera esencia del ser, más que regalos, gastos y fiestas, lo verdaderamente valioso es regalarle paz y evolución a nuestras almas.

El espíritu femenino y amoroso de la Navidad, nos trae la oportunidad de hacerle llegar todos nuestros deseos a través de una carta, y con su generosidad ilimitada, se encargará de que se hagan realidad para el año siguiente. Y lo mejor de todo, es que lo hace con la dispensa divina de que todo lo que nos sea concedido no afecte a nuestro karma ni al karma de nadie. Ésta es otra prueba más de lo inmensamente amados que somos y de la magia del Universo.

El tiempo y momento para escribir esta carta es más o menos desde las 00:00 H del día 21 hasta las 00:00 H del día 22.

Necesitarás:

Un vaso de agua (en dirección al norte).
Una piedra (este año una selenita, en el sur).
Una vela blanca por persona (que encenderemos en el oeste cuando el incienso empiece a echar humo, iniciando así el ritual. Trabajaremos con números impares, que son mágicos. Así, si somos 2, 4, 6 personas… utilizaremos una vela por persona más una maestra para todos. Si somos impares, 3, 5, 7… una vela para cada uno será suficiente).
Incienso en grano (el que se utiliza en las iglesias, al este)
Un carboncillo para quemarlo (carbón de quemar)
Papel para escribir la carta del 2010.
Un bolígrafo

En el momento que tu elijas, entre las 0:00h del día 21 de diciembre y a lo largo de todo el día (hasta las 00:00h del día 22), puedes hacer una meditación o una reflexión profunda para aclarar los deseos de tu alma. Cuando te sientas preparado, enciende la vela y el incienso, y escribe tu carta. Si tienes la carta del año pasado, quémala y echa las cenizas sobre el incienso mientras éste se quema.

Puedes empezar tu carta con esta frase: “Al Espíritu de la Navidad yo le pido…” o “Querido espíritu de la Navidad…” (ésto son sólo propuestas). No temas pedir cualquier cosa que desees, abre tu corazón para sentir la magia y la sorpresa de la vida: deseos materiales, inmateriales, físicos, espirituales, secretos, prácticos, sean los que sean, no pongas límites. Eso sí, pide sólo para ti. Únicamente tienes potestad para hacerlo sobre ti mismo. Si quieres algo para alguien, puedes recomendarle amorosamente que haga el ritual.

Éste año pediremos también “Amor y paz para el mundo, y que seamos capaces de adaptarnos a la transmutación y al cambio de magnetismo de la Tierra”. Una vez que hayas terminado la carta de un tirón, acaba con estas palabras: “Gracias, y que todo lo que me sea concedido no afecte a mi karma ni al karma de nadie”.

Dobla entonces la carta y ponla debajo del vaso de agua en dirección al norte y deja que la vela y el incienso se consuman del todo. La recogerás a la mañana siguiente. Al día siguiente, enrolla la carta como un pergamino y átale una cinta blanca alrededor.

La guardarás en una cajita o baúl de madera (sin espejo). Durante el año ve echando ojeadas a la carta y verás cómo hay cosas que se han cumplido. No te olvides de dar las gracias. Comprobarás que éste ritualito es un verdadero milagro.