Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

Los Espíritus Envolventes de cada año son Seres de Luz que deciden bendecir a la Tierra con su radiación, para beneficiar a la raza humana en su evolución. Esta influencia siempre se ha sentido en la Tierra, sea uno espiritual o no, lo avise alguien o no. Sólo observando con un poco de inteligencia, uno puede percibir la radiación del Espíritu Envolvente de cada año en particular.

El año en el que el Papa Juan Pablo II decidió reunir por primera vez a todos los dirigentes espirituales de las más importantes religiones en Asís, por ley de correspondencia y de causa y efecto, estaba como Espíritu Envolvente el Señor Koot Hoomi (Kutumi), que fue San Francisco de Asís en una de sus encarnaciones. El es el dirigente oculto de todos los Directores Espirituales de la Tierra.

El año en que Amida Buddha fue el Espíritu Envolvente, se desplegaron las exposiciones más importantes sobre el budismo que se hayan hecho en la Tierra, hasta hubo una en el Museo Metropolitano de Nueva York. En el año 2000, cuando le correspondió al Señor Gautama, se efectuó en Singapur por primera vez en cientos de años, el más grande congreso de Buddhismo de todas las sectas de esta religión que existen en la Tierra.

Esto trae un gran bien y motivación que produce el despliegue de literatura espiritual, grabaciones, música, meditaciones y cosas bellas que se publican cada vez que se dice que un Ser de Luz es el Espíritu Envolvente de un año.

Lo más importante de todo esto y lo que a la Jerarquía Espiritual Shamballa más le importa es que hay un objetivo grupal anual, mundialmente conocido, donde se da a conocer mucho de la vida y obra de uno de los miembros de la Hermandad Blanca para ayudar a alivianar la carga negativa de la Tierra, contribuyendo para su ascensión. Esto es incuestionablemente beneficioso; un trabajo maravilloso que se está haciendo ininterrumpidamente hasta nuestros días. Actualmente hay almas conectadas a este nobilísimo propósito de Shamballa que lo continúan propagando; siempre se seguirá haciendo, hasta la ascensión de toda la humanidad cuando se convierta en la Santa Estrella de la Libertad.

Con información de: Metafísica Actualizada. Rubén Cedeño.