Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

Lluvia de oro se denomina a la cristalización de yoduro de plomo (PbI), ya que se forman cristales de color dorado semejantes a pequeños cristales de oro. La apreciada Lluvia de oro, aventurina o Piedra del Sol simboliza la fuente de la luz y el calor de la vida. Es una piedra caliente con energía vitalizante. Su color es rojo anaranjado o marrón rojo es casi siempre opaca con un aspecto metalizado e irisado debido a las incrustaciones de hematita.

Los puntos brillantes de la Lluvia de oro le dieron el nombre en otra época de “piedra de las estrellas”. La leyenda dice que si uno la mete en vinagre ella puede moverse sola.

Para los budistas, la Lluvia de oro representa el hombre de oro (la piedra de Vishnu); para los Celtas, la luz cósmica; para la China, el sol imperial y para los hebreos, la piedra del gran padre.

En el plano físico, asegura el buen funcionamiento del sistema digestivo y activa el tránsito intestinal (colocarla a nivel del plexo solar). Ella ejerce igualmente el efecto purificador de la sangre, ya que ella contiene hematita. Ella protege también el sistema óseo, ya que posee calcio. Si la colocas sobre el chakra sagrado (segundo chakra) desarrollará la sensualidad y la líbido.

Se le otorga el poder de absorber las energías negativas, está indicada para las personas con estrés nervioso y decaimiento por exceso de trabajo o enfermedad.

Es una piedra que proporciona equilibrio entre la mente y el cuerpo. Se suele utilizar en casos de trastornos urinarios, de la próstata, hemorroides, diabetes, insomnio. Y se recomienda para aquellas personas que tienen miedo a hundirse y al perder el control, sirve para afrontar los miedos a cometer actos incontrolados.

A nivel mental y espiritual, la Lluvia de oro disipa toda melancolía y aporta calor, optimismo y alegría de vivir. Es eficaz contra la falta de fuerza y las depresiones. Aportando tranquilidad, paz del alma y nos transmite una actitud positiva. También caza los complejos, la timidez y la incertidumbre. Es igualmente un amplificador telepático.

Para limpiarla debes lavarla en agua corriente, no con sal y recargarla por mucho tiempo bajo la luz del sol. Los mayores yacimientos de esta piedra se encuentran en Canadá, en la India, en Rusia y en Noruega. La Lluvia de oro o piedra del sol es atribuida al signo zodiacal Acuario.