Etiquetas

, , , , , , , , , ,

@solitalo

Como ya hemos comentado en artículos anteriores, el aura es el campo de energía que nos rodea y se muestra en consonancia con el estado de nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestras emociones y nuestro espíritu. De la misma manera que el aura exterioriza nuestro estado interior, limpiando los chakras y el aura podemos interiorizar una limpieza de nuestro estado exterior.

¿Qué hacer antes de una limpieza de aura?

Una limpieza de aura requiere, en principio, de un estado mental calmado y despejado, no puede realizarse con prisas ni en un entorno que pueda distorsionar nuestra calma interior. Debes buscar un lugar tranquilo y un momento del día en el que tengas tiempo libre.

¿Cómo hacerla?

Hay muchas formas de realizar una limpieza de aura, se pueden utilizar baños purificadotes con esencias naturales o sales energéticas, imposición de manos, mantras purificadores o gemas. Aquí te enseño a hacerlo con velas e incienso:

1. En una habitación en penumbra, encendemos una vela blanca y un incienso; para limpiezas se aconseja menta, eucalipto, pino, o salvia blanca pero también puede hacerse con un olor que nos agrade.

2. Nos sentamos con las piernas cruzadas junto a la vela y nos tomaremos unos minutos, para despejar totalmente nuestra mente de todas las ideas que nos pasan por la cabeza.

3. Una vez que hayamos alcanzado un estado de paz interior, comenzaremos con la purificación. Pondremos las manos sobre la vela, con las palmas hacia abajo durante unos segundos.

Una vez que hayan tomado la esencia de la vela, impondremos las manos sobre cada uno de los siete chakras del cuerpo, de arriba a abajo, primero sobre la cabeza, después sobre los ojos, después sobre la garganta, sobre el corazón, sobre el estómago, sobre el hueso sacro y finalmente sobre los genitales.

¿Y qué pasa después?

Tras una limpieza de aura notarás un estado de paz y tranquilidad mucho mayor, tus energías habrán dejado de estar contaminadas y se encontrarán en armonía nuestro cuerpo, mente, emociones y espíritu. Los resultados son inmediatos.

Una limpieza de aura es un ejercicio sencillo, pero que requiere (como todo en esta vida) un poco de práctica para ser realizado correctamente. Si perseveras y haces el ejercicio con paciencia y constancia pronto comenzarás a notar los resultados. Te sentirás mejor físicamente, serás más capaz de concentrarte, tu estado de ánimo mejorará y si tienes problemas de migraña, insomnio, apatía o decaimiento verás como desaparecen rápidamente. ¡Inténtalo! Tus cuerpos astrales se sentirán agradecidos y te lo devolverán en bienestar en tu vida diaria.