Etiquetas

, , , , , ,

@solitalo

Ayudar

No te quejes que estás abandonado. El Padre no abandona a nadie. Si te sientes solo, que todos te marginan, haz lo contrario: ve a buscar a alguien que necesite de tu ayuda. Visita los hogares pobres, a los niños necesitados, a los corazones hambrientos de tu afecto. Derrama todos los afectos de tu corazón en el seno de los que sufren y jamás te sentirás abandonado.