Etiquetas

, , , ,

@solitalo

Tranquilidad

Conserva la paz y la calma en todos los momentos. Cuando algo te tenga preocupado, el primer remedio consiste en pacificar tu cuerpo: no te pases de un lado para otro, torciendo las manos y golpeando la mesa. ¡Absolutamente! Siéntate y trata de quedarte quieto por unos minutos. Experimentarás que lograrás recuperar gran parte de tu serenidad. Permanece tranquilo, lo que más puedas, y el problema se resolverá como por encanto.