Etiquetas

, , , , ,

@solitalo

En el Feng Shui lo principal es mantener un entorno armónico, como mañana se celebra el Día de San Valentín, te traigo unos consejitos sencillos para poner en orden tu entorno y tu vida y puedas así atraer y disfrutar de la pareja soñada.

Lo primero a considerar siempre son la limpieza y el orden. Mantén la casa en buen estado, libre de objetos rotos, papeles u objetos inútiles, lo que no has usado en 3 meses es porque no lo necesitas, bótalo. Ventila cada día y haz que huela bien con esencias naturales o incienso.

Deben evitarse los ángulos marcados (como mesas de vidrio), los materiales sintéticos, las fotografías agresivas y todo aquello que dé una sensación frialdad, aislamiento o tristeza.

No se necesita tener mucho dinero para decorar bien, es cuestión de elegir con cariño la tela de un cojín, tratar de usar telas naturales de poner una flor en un jarrón o comprar un juego de vasos de colores alegres. Rodéate de cosas bonitas y agradables para ti y para los demás, y eso se notará en la energía de tu casa: quienes vengan de vista se sentirán bien. Recuerda que menos es más, también en decoración.

En el dormitorio

• Coloca la cama (doble, por supuesto) en el centro de la habitación y pon dos mesas de noche a cada lado. No la pongas en un rincón y con sola mesa, como si se tratara del dormitorio de una adolescente. Además, resulta incómodo para quien duerme pegado a la pared.

• Pon dos almohadas y, si te gustan, dos alfombras, una a cada lado de la cama. La norma es: dos de todo.

• Compra ropa de cama sensual y agradable al tacto, de algodón de calidad.

• Los colores de la ropa de cama y de las paredes deben ser alegres (rosa, naranja) o bien suaves (azul claro, pastel). Combínalos de modo que resulten armoniosos y relajantes, pero sin que tu cuarto parezca un catálogo de decoración (demasiado perfecto).

• Si vas a colocar cuadros que sean figuras dobles o algo abstracto, nunca donde aparezcan muchos animales, o muchas personas, si han de aparecer que sean dos, no más.

• Si te lo puedes permitir, tira la ropa de cama que te recuerda a relaciones pasadas que no te traen buenos recuerdos. Incluso, cambia el colchón y la estructura de la cama.

• No llenes el armario con tu ropa. Deja sitio para la de alguien más, y te digo lo mismo que con las cosas, si en tres meses esa blusa perfecta que compraste a un precio buenísimo “nosédónde” no ha salido del closet es porque no te gusta, regálala.

En la cocina

• Una norma sencilla, pero importante: Nunca compres platos, cubiertos o copas para uno. Como mínimo, debes tener dos de cada.

En el cuarto de baño

• Deja sitio para sus cosas. Si estás soltera, compra un cepillo de dientes y alguna crema y desodorante para el sexo opuesto (¡pero cuidado con los malentendidos la primera vez que lleves a una nueva cita a casa!)

• Coloca una planta con tierra en un lugar estratégico, puede ser pequeña, lo que importa es que esté presente el elemento de arraigo.

• También resulta conveniente tapar con alfombritas de baño los sumideros del agua y mantener la tapa del inodoro cerrada, por ahí se van las energías.

En el recibo

• Lo primero es deshacerte de las fotos de tus ex. Si no puedes desprenderte de ellas, que sería lo ideal, desprenderte de ellas, guárdalas en un lugar de difícil acceso.

• Deshazte también de los regalos de bodas o relaciones pasadas, de los cuadros que muestren personas tristes o solitarias y de cualquier objeto que te resulte feo, pesado o incómodo (aunque te lo haya regalado tu tía tan querida hace 20 años).

• Procura que el sofá sea cómodo y acogedor, y que en la habitación haya espacio para las visitas.

Los tips son simples, es más buena voluntad que dinero, así que manos a la obra y ábrele espacio al amor en tu vida.