Etiquetas

, , , ,

@solitalo

Ya tenemos nuestro Cristal limpio y preparado como hemos visto antes, y vamos a programarlo para que nos ayude en alguna tarea concreta.El método es bien sencillo, aunque hay varios, naturalmente, algunos más elaborados. Se requiere más intención y concentración que práctica para programar un Cristal.

Comienza con cosas sencillas,  fáciles de concretar, y a medida que vayan sintonizando más, podrán ir aumentando su campo.

Prepara el lugar donde vayas a hacer la programación, tranquilo, con poca luz, donde no te molesten. Puedes encender incienso para ayudarnos a relajarnos y a concentrarnos. Se recomienda el sándalo, por su alta vibración, aunque, como siempre, va a gusto de cada persona. El sándalo, eso sí, ayuda bastante en la meditación.

Siéntate relajado y coloca el cristal delante de ti, a la altura de los ojos, y a una distancia, más o menos del largo de tu brazo. Cierra los ojos, y respira unas cuantas veces de forma profunda y pausada, de esta manera: toma aire por la nariz, y lentamente lo llevas primero al “ombligo” y subes, es decir, como si llenaras una botella, desde abajo arriba. Expulsamos el aire lentamente, relajando los músculos. Repite estas respiraciones tres o cuatro veces, lo necesario para centrarse un poco más en el aquí y ahora.

Debes estar sentado, con la espalda recta. Puede ser en una silla, o en la posición de loto…como quieran, pero la espalda recta, para que la energía fluya con mayor facilidad. Y en la medida de lo posible, fuera todos los objetos metálicos, como collares, pulseras, anillos, pendientes…e incluso otros cristales.

Después de que has respirado y estás centrado, abre los ojos y observa tu Cristal. Intenta poner la mente en blanco, no pensar ni juzgar, simplemente, mira. Una manera de comenzar a concentrarse en el Cristal, y no pensar en otra cosa es esta: Respiren, y cuando cojas aire, imagina que “absorbes” energía del Cristal, que lo llena, con la respiración, de pies a cabeza. Cuando sueltes el aire, éste se va por los pies, llevándose todas las tensiones de tu cuerpo.

Cada vez te sientes más relajado, libre y luminoso. Después de unos minutos de este ejercicio de sintonización con tu Cristal Personal. Al terminar le das las gracias al Cristal por estos momentos de Paz. Posteriormente le pides al cristal que te ayude en una tarea concreta, recuerda que es un acumulador, y eso es lo que vas a utilizar.

Ahora, como te sea más cómodo, con los ojos abiertos o cerrados, imagina una situación de una forma clara y concisa, sin divagaciones. Naturalmente, la idea deben que tenerla clara antes de comenzar el ejercicio.

Lentamente, muévete un poco mientras respiras, y levántate sin prisa. Toma el cristal, y llévalo encima, o si quieres guardarlo hasta el “día D”, hazlo en algún lugar que no le dé la luz del Sol, en un cajón con un paño, aislado. Mi consejo, es llevarlo encima. Y en el momento de de la situación para la que solicitaste ayuda, relájate y lleva el cristal contigo él hará la parte que le toque.

No deben utilizar los cristales para someter a nadie, ya sea en terrenos financieros o amorosos. Existe el libre albedrío, los Cristales lo respetan, y si intentan saltarlo, las consecuencias negativas serán para ustedes mismos. Piensen bien, y programen el Cristal para que les ayude a ser mejores, con ustedes y con los demás.

Si un cristal se rompe debe botarse, no en la basura sino entregárselo a la Madre Tierra agradeciéndole por la ayuda que nos prestó mientras estuvo con nosotros, las piedras, aunque cada una tiene sus propiedades específicas pueden programarse para lo que cada uno quiera, no es estricto usarlas para lo que originalmente son.