Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

“Soy todo lo que ha sido, lo que es y todo lo que será. Ningún mortal ha sido capaz de alzar el velo que me cubre” – Plutarco, inscripción del templo de Neiht

Neit o Neith, es la diosa egipcia de la guerra y la caza, y el culto a su imagen se remonta a tiempos predinásticos. Se la representa con un escudo y con un arco y dos flechas cruzadas, y a ella se le atribuía la fabricación de todas las armas para los guerreros. Era también la guardiana de los cuerpos de los soldados caídos. En períodos posteriores llevaba una lanzadera sobre la cabeza, con la que se decía tejía los vendajes para las momias, y también para los heridos en la batalla.

Neit era la protectora de Sais, situada en el extremo occidental del delta del Nilo, y que fue la capital de Egipto en el siglo VII, durante la XVI dinastía. Herodoto cuenta que el templo de Neit rivalizaba con el de Karnak. Cada año se celebraba en su honor un festival llamado la Fiesta de las Lámparas, durante el cual se encendían innumerables lamparillas que ardían bajo el cielo toda la noche. Dado que el lugar donde se rendía culto a la diosa estaba próximo al delta del Nilo, el dios cocodrilo Sobek era su hijo. Los himnos y oraciones se referían a ella como “la que abre los caminos”, y era por tanto la equivalente femenina del dios chacal Anubis.

Meditación

Si presto atención a lo que es más importante,
se despejará el camino para que pueda avanzar.

Fuente: Julie Loar. Diosas para cada día.