Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

@solitalo

Asera o Asherah, es una diosa de la fertilidad particularmente antigua, a la que se adoraba tanto en Egipto como en Canaán, la tierra prometida de la que habla la Biblia. Es consorte a la vez de Ba’al y de Jehová. Era una diosa benévola que ofrecía su amor con liberalidad, por lo que se le llamaba también “Señora del Goce Sexual”.

En Israel, los arqueólogos han desenterrado miles de estatuillas de terracota que representan a Asera -algunas de las cuales parecen esculpidas en pilares o troncos de árbol- en sencillos altares domésticos diseñados a modo de pequeños templos. Era en estos santuarios domésticos donde se le rendía culto, y las mujeres las que le demostraban su devoción en la cotidianidad familiar, dando a los sencillos hechos de la vida, como el alimentar a la familia, carácter sagrado.

Generalmente se muestra a Asera desnuda y a menudo, sosteniendo serpientes y lirios. Siempre se le asocia con los árboles y las arboledas sagradas, y tal vez representara el propio árbol de la vida. Eran árboles sagrados para ella las higueras, las moreras y los sicomoros. Su nombre proviene de una raíz lingüística que significa “recta” y era el deber de sus devotos llevar una vida de rectitud. La ortodoxia judía enterró su nombre y su simbología, pero cada vez hay más pruebas de que en el templo se le siguió rindiendo culto a Asera durante bastante tiempo.

Meditación

Y los hijos de Israel hicieron secretamente
cosas no rectas contra Jehová su Dios,
edificándose lugares altos en todas sus ciudades (…)
y levantaron estatuas e imágenes de Asera
en todo collado alto y debajo de todo árbol frondoso.

(Biblia, 2 Reyes 17:9-10)

Fuente: Julie Loar. Diosas para cada día