Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

Pavo real azul

El animal de poder que nos acompañará esta semana es el pavo real, quien nos fortalece con sus poderes de dignidad, disciplina y autoconfianza; y de cuya sabiduría podemos extraer y trabajar la inmortalidad, transmutación, compartir la belleza, crecer desde las cenizas, hacer sabio uso del poder de atracción y no dejarnos afectar por palabras ajenas.

¿Qué nos enseña el Pavo Real?

El pavo real comparte y enseña la lección de transmutación, pues se dice que es capaz de transmutar el veneno que ingiere en pigmentos para sus hermosas plumas. Por eso es un animal de poder para quienes necesitan transmutar toda la negatividad interior o exterior que han tenido que experimentar durante su infancia o adolescencia a fin de convertirla en aprendizajes positivos que les ayuden a elevarse a sí mismos y a los demás. También es el guía de las almas que se proponen dejar de buscar en otros la aprobación que necesitan hallar en sí mismas para ejercer su autovalía sin identificarse con su apariencia física o sus posesiones materiales.

En este sentido, el pavo real guía a todos aquellos que son demasiado perfeccionistas consigo mismos y con los demás, para que se relajen y aprendan a disfrutar de las personas y las circunstancias tal como son ahora, comprendiendo que el cambio es un proceso muy gradual y que sin una aceptación previa, no es posible o no se disfruta a pesar de que se alcance, porque para ese entonces la vista ya se tiene puesta en una meta más alta.

¿Cómo puede ayudarnos trabajar con el Pavo Real?

El pavo real como aliado temporal ayuda a quienes necesitan recuperar su atractivo personal por haber sufrido un período pasajero de depresión o por haber descuidado su figura, recordándoles que el cuerpo es el templo del alma y necesitan emplear tiempo durante esta estación para volver a acondicionarlo o simplemente para relajarse, mimarlo y embellecerlo.

Un consejo del Pavo Real

La belleza está en los ojos de quien la mira. Por eso puedes encontrarla en cualquier sitio que mires.

Fuente: El Juego de los Animales de Poder. Karina Malpica.