Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

Best friends - for some reason I find this amusing

Esta semana corresponde regirla como Animal de Poder, al delfín, mi animal favorito protagonista de infinitas meditaciones y de vivencias increíbles. Sus atributos nos darán los tips para manejarnos estos días.

El delfín es querido por muchas culturas pues habita casi en todos los mares de la tierra. En la civilización grecorromana el delfín era asociado a dioses como Poseidón, Neptuno, Eros. En la antigua Grecia el delfín era el responsable de llevar las almas de los muertos a las Islas de los Bienaventurados. También el delfín es el compañero del dios Apolo (sol) y la diosa Afrodita (la luna). Es por ello que tanto el simbolismo lunar como el solar tienen cabida en el delfín.

En el ámbito cristiano se reconoce al delfín como un aspecto de Cristo, al ser considerado como un símbolo de la resurrección. Algunos artistas religiosos del cristianismo utilizaron en sus obras a los delfines para expresar protección y destacaron el carácter compasivo de los delfines como un mensaje de ejemplo de pureza de corazón. Algunas representaciones lo ilustran como transportador de espíritus de los fieles hacia Jesucristo.

Al delfín, en muchas culturas antiguas, se le atribuyen cualidades que posee el ser humano; se debe probablemente a la gracia e inteligencia que le caracteriza y le hace destacar dentro del mundo submarino. En es sentido, el Delfín es símbolo de alegría, trascendencia, dulzura, amistad, amor a la comunidad, sociabilidad, generosidad y poder.

El delfín es un tótem dual: solar y lunar. Como tótem solar es activo, vital, vibrante, pleno de salud, poder de renovación e inteligencia. Como tótem lunar representa el poder oculto, la intuición, los sueños, la concepción y lo femenino.

Para entender la conexión profunda del delfín con la dualidad, basta recordar que aunque parece un pez, en realidad es mamífero. El delfín es de agua pero respira aire; puede habitar dos mundos a la vez; es ying y yang.

Históricamente se ha asociado al delfín con numerosos dioses y diosas:
Apolo y Afrodita, Poseidón, Neptuno, Eros, Cupido…La compañía de estos dioses ha transferido a los delfines el simbolismo de conceptos tales como amor, amistad, alegría, sensualidad, deseo, exploración curiosidad, atracción y alegría).
Dionisos y Baco le han transferido el simbolismo de jovialidad, libertad, desenfreno, abandono dionisíaco y expresión creativa.

La ciudad de Delfos (o Delphos) en Grecia proviene de la palabra delfín. En griego delfín significa “útero” en clara confirmación del atributo femenino y lunar que poseía el delfín en la cultura griega.

En el simbolismo celta el delfín era un tótem sagrado protector de los pozos y el agua sagrada. El delfín era el vigilante de las aguas y el guardián de todas las cosas asociadas con el agua.

Los piratas heredaron el símbolo del delfín y lo utilizaron como símbolo de protección. Los marineros, fueran o no piratas, creían que los espíritus de las sirenas vivían en los delfines y que, bajo determinadas condiciones,los delfines podían transformarse en bellas sirenas.

Lo cierto es que los delfines interactúan con los seres humanos de una manera amable, incluso protectora. Delfín aporta los dones de compasión, sensibilidad, sociabilidad, cuidado a la comunidad y espíritu generoso que lo lleva a poder conectar con otras especies.

El hogar del delfín, aun siendo mamífero, es el mar. Su gran cualidad, que impresiona a los científicos, es la rica capacidad de comunicación que poseen; la extrema amplitud de sonidos y gestos. Se sospecha que los delfines tienen un altísimo nivel de inteligencia e incluso se cree que portan mensajes para los humanos acerca de la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente del planeta, en concreto, los mares.

El delfín es sociable, juguetón con el ser humano, capaz de intuir emociones y estado anímico. Sin duda el delfín es un animal mágico; nadar entre ellos se considera una experiencia única y poderosa de gran ayuda emocional para muchas personas.

Delfín nos recuerda que tener tiempo para jugar es un elemento crucial para caminar en equilibrio. Se mueve por el agua con velocidad y gracia y nos recuerda que fluyamos con gracia en las mareas de la vida y no busquemos muros de piedra para estrellarnos contra ellos; gastar energía luchando contra la corriente no nos llevará al fin deseado.

El espíritu del Delfín incluye el cambio, la sabiduría, el equilibrio, la armonía, la destreza en la comunicación, la libertad, la confianza, la comprensión del ritmo en tu vida, el uso de la respiración para liberar las emociones intensas y el poder del agua.

El Delfín nos ayuda a superar los problemas de la vida, a expresar nuestra sensibilidad y nos aporta sabiduría, equilibrio, armonía y libertad.

Delfín también nos aporta bondad, suaviza el carácter, potencia la simpatía, las ganas de jugar, la alegría y las ganas de vivir.

Fuente: totemelespiritudelosanimales.blogspot.com

Anuncios