Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

@solitalo

Cuando se hace alusión a los atributos del SOL siempre se da énfasis en su condición de centro de la identidad, atribuyéndole por tanto características que tienen que ver con las metas y objetivos en la vida, además de introducir en la personalidad humana valores asociados con el calor humano, con el coraje, con la lealtad, con la generosidad, además de disposición al liderazgo, al poder y al accionar auto centrado. Pero en su aspecto negativo induce el orgullo, la megalomanía, la arrogancia, la prepotencia y el autoritarismo.

Nuestra intención en este estudio no es detenernos a compilar una lista de valores o de desvalores que lo caractericen, sino que pretendemos penetrar un poco en su función más trascendente.
Para comprender la función trascendente del SOL debemos primero comprender el principio de la UNIDAD MÚLTIPLA Y PERFECTA que sustenta la coherencia de todo el universo.

Antes del Universo SER era apenas una PROMESA DE SER que dormía en el seno profundo del ABSOLUTO. Cuando despertó, en la aurora de los tiempos, quedó establecido un punto central a partir del cual se irradió hacia las profundidades del vacío sideral la CREACIÓN.

Se generó entonces el ESPACIO, como un gran ÚTERO receptor de las vibraciones que provenían del centro emisor. Esa es la estructura de la UNIDAD, que contiene:

a) Un SOL CENTRAL, que es como una puerta por donde penetran las directrices emanadas del ABSOLUTO.
b) Un ESPACIO UTERINO que acoge y da sustentación a dichas directrices.

Después se generaron las GALAXIAS, porque la materia que gravitaba en torno de ese gran SOL CENTRAL comenzó a condensarse en grandes bolas incandescentes, que se fueron enfriando de la periférica hacia el centro para establecer una nueva dimensión de la UNIDAD; las GALAXIAS, que también poseen un SOL CENTRAL y materia gravitando a su alrededor.

No existen diferencias entre estos dos ordenes de grandeza de la UNIDAD.

El gran SOL CENTRAL y los nuevos SOLES GALÁCTICOS son una realidad simultánea. Están hechos de la misma sustancia, y así como el gran SOL CENTRAL es una verdadera «PUERTA» por donde penetran las directrices del ETERNO, así también los SOLES GALÁCTICOS son una puerta por donde penetran las directrices del principio supremo de la UNIDAD.

La materia que gravitaba primitivamente en torno de las Galaxias también comenzó a aglutinarse en bolas incandescentes que se enfriaron de la periferia hacia el centro. Surgió entonces, un nuevo orden de grandeza de la UNIDAD, los SISTEMAS SOLARES, que también poseen un SOL CENTRAL y un ESPACIO UTERINO receptor.

Este nuevo orden de SOLES, sin dudas forma parte de la realidad simultanea de la CADENA SOLAR UNIVERSAL, integrada por un nuevo orden de «puertas» por donde penetran las directrices de la UNIDAD.

También los PLANETAS se formaron por el mismo proceso de enfriamiento, por tanto poseen un SOL CENTRAL y materia gravitando a su alrededor.

El UTERO de la GRAN MADRE NATURALEZA recibe las directrices de la UNIDAD por la «puerta» del SOL CENTRAL del mundo.

Sobre la superficie de nuestro PLANETA surgieron las UNIDADES BIOLÓGICAS por un proceso similar, quedando constituidos los Microcosmos, que son una nueva dimensión de la UNIDAD, gravitando también en torno de un SOL CENTRAL que es de naturaleza atómica.

Ese SOL es el ATOMO NOUS, que vibra en el corazón de todo ser viviente, y al igual que todos los SOLES del universo se integra a la realidad simultanea de la CADENA SOLAR.

La CADENA SOLAR conforma un único cuerpo que se ordena jerárquicamente según el orden de grandeza de los SOLES.

Nuestra Galaxia o Macrocosmos gravita en torno del SOL CENTRAL SIRIO. Por esta «puerta» penetran las directrices de la GRAN LEY, que pasan después por la «puerta» del SOL DE ORS, que es el SOL de nuestro Sistema Solar.

Después pasan por las puertas del SOL CENTRAL del PLANETA, para finalmente penetrar al interior del Microcosmos HOMBRE por las puertas del ÁTOMO NOUS, que vibra en un recóndito lugar del CORAZÓN.

Cada vez que SIRIO vibra de una determinada manera, lo hacen simultáneamente todos los SOLES de la CADENA SOLAR que culmina en NOUS, el SOL CENTRAL de cada ser humano.

CUANDO SE DICE QUE EL SOL RIGE EL CORAZÓN DEL HOMBRE, DEBE INTERPRETARSE A LA LUZ DE ESTOS CONOCIMIENTOS TRASCENDENTES, CON LO CUAL CONCLUIREMOS QUE EL CORAZÓN NO SOLO ES EL CENTRO GRAVITATORIO DEL HOMBRE SINO QUE ES TAMBIÉN EL PUNTO DE INTEGRACIÓN CON LA UNIDAD DEL UNIVERSO.

Tomado de: http://www.tartessos.info