Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

Zeus de niño siendo alimentado por Melisa y Amaltea (Nicolas Poussin). 

Melisa o Melissa, era el nombre de la diosa Artemisa cuando se le veneraba como abeja reina y diosa de la miel. Melisa significa “abeja” en griego, y era también el título otorgado a la suma sacerdotisa de Artemisa. El plural de la palabra es Melisae, y se han encontrado pruebas de que habían miles de estas sacerdotisas.

La apicultura tiene una larga historia en muchas culturas, y la miel ha sido un producto muy valorado durante miles de años. Existe así mismo una tradición chamánica asociada con la diosa, dado que la abeja reina es el corazón de la colmena, y sus hijas, las obreras. En determinados momentos, la reina pone los huevos que se convertirán en zánganos. La abeja reina se aparea en el aire con aquél zángano que consiga acercársele primero, representando el ancestral papel de la diosa que elige a su pareja.

La miel se consideraba la sagrada sustancia de la diosa, y el tarro de miel, phitos, era símbolo del Divino Vientre Femenino de la creación. Según la leyenda egipcia, las abejas se tenían por lágrimas de Ra, el dios Sol, que emanaban de él espontáneamente para toda la vegetación de la Tierra. En el mito, Adrastia era la sacerdotisa abeja y Melisa, su hermana. Adrastia alimentó al niño Zeus con miel mientras que Amaltea, la cabra, le ofrecía leche de uno de sus cuernos. En hebreo el nombre “Débora” significa “abeja”.

Meditación

El amor es el verdadero poder d mi “centro” y crea
espacio para toda la actividad exterior de mi vida.

Fuente: Julie Loar: Diosas para cada día.