Etiquetas

, , , , , , , , , ,

@solitalo

Esta oración fue dicha por el padre argentino Luis Farinello, en la apertura del 129 Período Ordinario de Sesiones del Congreso Nacional del año 2011 de ese país, causando numerosas controversias en cuanto a las opiniones y posturas que generó. Aunque se le ha atribuido la autoría de la misma, según he podido averiguar la misma es original del Pastor Joe Wright en la inauguración de sesiones del senado de Kansas.

Sin embargo, al parecer tampoco es original de Wright, sino que está basada en una oración (“A Prayer of Repentance”), que había sido escrita por su amigo el pastor Bob Russell de la Southeast Christian Church de Lousville, Kentucky en 1995, quien a su vez la había usado en un desayuno (the Kentucky governor’s prayer breakfast in Frankfurt).

En mi humilde opinión no importa cuál de las versiones es la cierta, ya que las diferencias entre las tres versiones son mínimas, y, aunque sí es bueno el adjudicar la oración al creador y no a otros, lo importante principalmente es el mensaje, y a fin de cuentas cada uno de ustedes tiene la última palabra.

Cuando se le pidió al religioso que realizara la oración de apertura en el Senado de la Nación, todos esperaban una oración ordinaria, pero esto es lo que ellos escucharon:

“Señor, venimos delante de Ti este día, para pedirte perdón y para pedir Tu dirección.

Sabemos que Tu palabra dice: “Maldición a aquellos que llaman “bien” a lo que está “mal” y es exactamente lo que hemos hecho.

Hemos perdido el equilibrio espiritual y hemos cambiado nuestros valores.

Hemos explotado al pobre y hemos llamado a eso “distribución de riqueza”.

Hemos recompensado la pereza y la hemos llamado Planes Sociales”. Hemos matado a nuestros hijos que aún no han nacido y lo hemos llamado “libre elección”.

Hemos dejado que maten y roben y lo hemos llamado “Derechos Humanos”.

Hemos sido negligentes al disciplinar a nuestros hijos y lo hemos llamado “desarrollar su autoestima”.

Hemos sido corruptos y abusado del poder y hemos llamado a eso “Política”.

Hemos codiciado los bienes de nuestro vecino y a eso lo lo hemos llamado “tener ambición”.

Hemos contaminado las ondas de radio y televisión con mucha grosería y pornografía y lo hemos llamado “Libertad de Expresión”. Hemos ridiculizado los valores establecidos desde hace mucho tiempo por nuestros ancestros y a esto lo hemos llamado “obsoleto y pasado”.

¡Oh Dios! Mira en lo profundo de nuestros corazones; purificarnos y libéranos de nuestros pecados.

Amén.