Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

@fulgeofulsi

El bloqueo del diafragma puede ofrecer una cantidad de síntomas muy desagradables, como puede ser: cansancio, hormigueo, angustias, tristeza, miedo, rabia, ganas de vomitar, sensación de ahogo, tensión muscular generalizada. Y todo ello es debido a que el diafragma es el centro de todas las cadenas musculares del cuerpo humano.

Espiritualmente, el diafragma corresponde directamente al chakra del Plexo solar, el cual dirige todas las funciones del cuerpo físico; de él dependen la respiración, la nutrición, el crecimiento, la circulación, el sistema nervioso. A través del plexo solar el hombre comunica realmente con el universo, por que el plexo solar está unido con el cosmos. Por lo tanto es un centro extremadamente importante para nosotros y debemos evitar todo aquello que lo pueda contraer, por que gobierna a su vez la contracción de los vasos sanguíneos y de los diferentes canales del organismo, y cuando la sangre o los demás líquidos circulan mal, se forman depósitos que, con el tiempo producen toda clase de molestias.

Para realizar el masaje, ponemos las manos juntas sobre el plexo solar (el punto donde acaba el esternón), y mientras hacemos respiraciones profundas deslizamos la mano con una presión firme y en espiración de punto donde estamos hasta el ombligo varias veces. Puedes utilizar aceites esenciales enfocados en la relajación como el de bergamota, o lavanda.

– Partiendo del mismo punto podemos durante la espiración hacer una presión profunda por todo el borde de las costillas. Ambos ejercicios se pueden realizar un mínimo de tres veces.

– Por último podemos mantener la mano sobre el plexo y seguir el movimiento que sigue el tejido y seguirlo hasta que se centre, o poner las manos a ambos lados de las ultimas costillas y seguir el ritmo de la respiración.

Para evitar que nuestro diafragma se contraiga lo mejor es intentar respirar bien y practicar en caso de necesitarlos técnicas de relajación.

Aryuveda Tibetano & Fulgeo Fulsi