Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

Anima mundi, el alma del mundo, es un concepto, es un concepto divino de la antigüedad romana especialmente venerado por los gnósticos de Roma. Proviene de la raíz ane, que significa “respirar” y algunos filósofos sostenían que su espíritu puro y eterno impregnaba toda la naturaleza y la existencia. Los estoicos defendían que el Anima mundi era la única fuerza vital del universo. Aunque generalmente se le atribuye a Platón, sus orígenes son muy anteriores y guardan una gran semejanza con los de las diosas que se describen en ciertas doctrinas orientales.

Carl G. Jung recuperó los términos anima y animus y explicó que todos tenemos un anima, un alma femenina y un animus, o alma masculina. En el siglo XVI, el místico francés, Guillaume Postel dijo que Cristo había redimido la mitad masculina del alma, y que la mitad femenina permanecía irredenta, a la espera de una salvadora femenina. Esto fue un auténtico adelanto con respecto al edicto promulgado con el Concilio de Nantes en el año 660, que -como cuenta Claudia Dreifus en su libro “Apoderándonos de nuestros cuerpos”- declaraba que todas las mujeres eran “bestias sin alma“.

Meditación

Respiro hondo y doy gracias a la madre celestial
que dio a luz a todas las almas al principio de los tiempos.

Fuente: Julie Loar. Diosas para cada día.