Etiquetas

, , , , , , , , , ,

@solitalo

 

Foto referencial

Mahuika, diosa maorí, vivía en el inframundo donde guardaba el secreto del fuego. La moraleja de su mito es cuán valioso ha sido para la humanidad el regalo del fuego, al que el relato se refiere como la “chispa de Mahuika”. Como es típico de los mitos, los sucesos varían en las diferentes versiones, pero todas ellas cuentan que esta diosa tuvo cinco hijos, que eran los cinco dedos ardientes de su mano.

Hace mucho tiempo, el mundo se quedó sin luz, y el taimado dios Maui estaba encantado porque le gustaba la oscuridad, tanto que planeó robar todo el fuego para que el mundo siguiera a oscuras. Al final del relato cuando había conseguido robar todos los dedos de Mahuika salvo uno, la diosa logró escapar y esconderse en el tronco de un árbol kaikomako con su último dedo. Hasta el día de hoy, los maoríes de Nueva Zelanda dicen que aún es posible despertar al hijo dormido de Mahuika frotando la leña seca de este árbol sagrado.

Meditación

Tanto si enciendo una vela como una fogata
doy gracias por el valioso regalo del fuego,
regalo de una diosa cuya chispa pervive.

Fuente: Julie Loar. Diosas para cada día.