Etiquetas

, , , , , , ,

 @solitalo
En la actualidad los teóricos de los antiguos astronautas afirman que se ha encontrado la prueba de que estos niños son de origen híbrido extraterrestre basados en la leyenda del niño de las estrellas, cuya prueba física es un cráneo descubierto en Chihuahua, México, en 1930 con 900 años de antigüedad que actualmente se encuentra en estudio en El Paso.
Los teóricos de los antiguos astronautas argumentan que pertenece a una criatura extraterrestre, o un híbrido humano-extraterrestre. Los partidarios de dicha postura esgrimen que un estudio de su ADN descartaría su parentesco con la raza humana.
Según la leyenda hace unos 74 años en una cueva de un poblado rural cerca de la región de las barrancas del cobre, al sur del estado mexicano de Chihuahua, una adolescente estadounidense encontró dos esqueletos completos enterrados en el túnel de una mina, esa misma noche los dejó afuera de su casa de campaña y una tormenta se llevó los esqueletos y curiosamente sólo aparecieron al día siguiente los cráneos.
La joven volvió a su casa en El Paso y guardó éstos cráneos durante toda su vida. Según el estudio de carbono 14 los cráneos tienen una antigüedad de 900 años.
Tras su muerte, fueron entregados al matrimonio estadounidense de Ray y Melanie Young. Melanie, enfermera de cuidados neonatales aseguró que no se trataba de ningún tipo de malformaciónhumana, por lo que decidieron cederlo a evaluación profesional.
El cráneo pasó a manos de los investigadores estadounidenses Lloyd Pve y Mark Bean, quienes con la colaboración de empresas especializadas en genética como Trace Genetis C.A. USA, Instituto Royal Hollaway de Londres, además, el apoyo de genetista como Dr. Kem Paid junto a varios especialistas en química, Neurociencia y Craneofisiología han llegado a determinar que existe una probabilidad cercana al 90 por ciento que el cráneo extraño sería de un ser híbrido de madre humana y padre de una raza noconocida.
El director del equipo de investigadores, Lloyd Pve, afirma que, la existencia de seres extraterrestres en nuestro planeta podría quedar demostrada gracias a éste descubrimiento. Los científicos explican que en las imágenes se puede obtener la siguiente información: Uno es totalmente normal y pertenece a una mujer joven, de entre 20 y 30 años, en cambio, el otro (el cráneo del Niño de las estrellas) se le atribuyó a un niño de cinco años, muestra una serie de alteraciones que no parecen propias de un ser humano.
 En el 2003 se le realizaron pruebas de ADN y los resultados fueron que los dos cráneos no están relacionados genéticamente; también resultó desconocido el gen del padre. Una indicación aún más fuerte de este vino más tarde, cuando cuatro fragmentos se recuperaron a partir de ADN mitocondrial del niño de las estrellas, que se encuentra en pequeñas parcelas que flotan como pasas en pudín dentro del citoplasma entre el núcleo de cualquier célula y su pared exterior.
 El ADN mitocondrial se transmite a lo largo de todas las generaciones a través de la línea femenina, en su huevo mucho más grande.
Los varones no contribuyen con el ADN mitocondrial porque los espermatozoides contienen sólo paquetes genómicos del macho, nada más. Su morfología es muy extraña, con abultamiento a cada lado de los ojos y con la parte posterior alargada y aplastada.
 Además, las cuencas oculares son muy superficiales, por lo que se supone que la criatura carecía de movilidad en los ojos.
Por otra parte, el denominado foramen magnum, el agujero que se encuentra en la base del cráneo y que lo une a la columna vertebral, se encuentra adelantado, casi en el centro de la base.
En cuanto al origen híbrido de este niño, los indígenas que habitan la zona donde se encontraron los cráneos cuentan una antigua leyenda sobre los niños de las estrellas. Según estos relatos, que se remontan como mínimo a dos siglos atrás, unos seres procedentes de las estrellas dejaron embarazadas a varias mujeres que vivían en las aldeas más aisladas de la región.
Después de dar a luz a estos niños de las estrellas los criaban durante varios años, hasta que sus padres regresaban del cielo para llevárselos. Debido a la relación con estos relatos se ha reforzado en algunos grupos indígenas la creencia de su origen extraterrestre, según losindios norteamericanos hopie la estrella Katchina azul primero comenzaría a ser vista en las danzas, y haría su aparición, conocida a los niños estelares, en la plaza, durante la danza nocturna. Este evento nos diría que los tiempos finales están muy cercanos. Luego, la Estrella Katchina Azul físicamente aparecería en nuestros cielos, lo que significaría que estamos en los tiempos finales. Según la leyenda“.
En los días finales, nosotros veremos hacia arriba a nuestros cielos y seremos testigos del regreso de los dos hermanos que ayudaron a crear este mundo en el tiempo del nacimiento. Poganghoya es el guardián de nuestro Polo Norte, y su Hermano Palongawhoya es el guardián del polo Sur.
En los días finales, laEstrella Katchina Azul vendrá a estarse con sus sobrinos y ellos regresarían a la Tierra a su rotación natural, la cual es contra las agujas del reloj. “Este hecho se evidencia en muchos petroglifos que hablan del Zodíaco, y dentro de las pirámides mayas y egipcias. La rotación de la Tierra ha sido manipulada por seres estelares no tan benevolentes. Los mellizos serán vistos en nuestros cielos occidentales del norte. Vendrán y nos visitarán
para ver quien recuerda todavía las enseñanzas originales, volando en sus Patuwvotas, o escudos voladores. Ellos traerán consigo a muchos de su familia estelar en los días finales. “El regreso de la Estrella Katchina Azul, que es también conocida como Nan ga sohu será el despertador que nos diga del Nuevo día y de la nueva manera de vida, el nuevo mundo que está viniendo. Aquí es donde comenzarán los cambios. Comenzarán como fuegos que arderán dentro de nosotros, y nosotros arderemos con deseos y conflicto si no recordamos las enseñanzas originales, y volvemos a las maneras pacíficas de vida”.
RECOPILACION INVESTIGATIVA: ING. REYNALDO PEREZ MONAGAS