Etiquetas

, , ,

@solitalo

Esquemáticamente, una cruz no es sino el encuentro de una línea vertical con una línea horizontal. Estas dos líneas presentan dos fuerzas, dos direcciones opuestas, pero que se encuentran para producir la unión de los principios, masculino (la línea vertical) y femenino (la línea horizontal). La cruz es una expresión de la unión de los dos principios. Comprender la cruz es, pues, saber poner a funcionar lo masculino y lo femenino, lo positivo y lo negativo.

Ustedes dirán: “Pero ¿cómo poner en marcha los dos principios?¿Es tan importante?”. Sí tan importante como saber utilizar el fuego y el agua, que también son dos representantes de los dos principios, del masculino (el fuego) y del femenino (el agua). Imaginen que no supieran utilizarlos…¡De cuántas posibilidades estarían privados ustedes! Reflexionen acerca de todo lo que se puede hacer sabiendo utilizar el agua y el fuego. Es la unión de los dos principios la que crea el movimiento. Y también piensen en la rueda…¿Qué es una rueda? Una cruz en movimiento.