Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

El Arcángel Zadquiel, su nombre significa ‘Justicia de Dios’: representa la transmutación, el perdón y la misericordia, el color es violeta y el día de la semana es el sábado. Se le representa con un rayo en la mano, fue el que detuvo la mano de Abraham cuando iba a sacrificar a su hijo Isaac. Es Príncipe de las Dominaciones, auxiliar en las emergencias y procesos que implican un juicio.

Al Arcángel Zadquiel le puedes invocar para tener felicidad, alegría, justicia, misericordia, disolución de los recuerdos dolorosos y de rasgos negativos. También aporta tolerancia y diplomacia. Es el Príncipe de la profecía y de la inspiración, unido a las artes y la docencia. Trae ideas trasformadoras para concretar las metas de personas débiles y desanimadas.

Ayuda a olvidar los recuerdos negativos, por muy difíciles que parezca, especialmente cuando afectan la forma de relacionamos con otras personas y como pensamos sobre nosotros mismos. El Arcángel Zadquiel nos puede ayudar con estos recuerdos, manifiesta la alegría, y al invocarlo enseña como disolver esos recuerdos que nos impiden desarrollar al máximo nuestro potencial. Proporciona a nuestra alma libertad, alegría y realización, liberándonos de nuestro comportamiento limitado.

Zadquiel nos puede ayudar a vencer el karma y los hábitos, que nos conducen al dolor y al sufrimiento. Con su ayuda puede transmutar toda la energía mal empleada en energía positiva. También nos puede ayudar a purificar el cuerpo físico de los residuos de drogas, pesticidas, y otros agentes químicos que puede dañar el cuerpo.

También conocido como el Arcángel de la invocación Y transmutación. Así mismo cuando una persona le pide sinceramente un favor, Zadquiel, junto con sus huestes angelicales las libera de enfermedades, estrechez, temor y limitaciones.

Promueve nuestra capacidad de perdonar, la transmutación, la misericordia, la compasión, el arrepentimiento. Disminuye los poderes exagerados de algunas personas.

Este arcángel vibra bajo la luz del rayo de color violeta. Son sus virtudes la transmutación, el perdón, la compasión, la misericordia. A Zadkiel se le invoca cuando se hace necesario un cambio en situaciones o con personas negativas a positivas.

Junto a la Arcangelina Amatista su Complemento Divino, sostiene en el reino etérico sobre la Isla de Cuba “El Templo de la Transmutación” que junto con el “Templo de la Madre Mercedes” en Santo Domingo y el “Palacio del Propósito del Hombre” en Caracas, conforman “El Triángulo Violeta del Caribe”. Este Templo fue visible cuando Cuba formaba parte de la Atlántida.

El Templo es de puras amatistas. La amatista es el Rayo Violeta solidificado y una manifestación tangible de la Amada Amatista. El uso de esta piedra se incrementará en esta Nueva Era, especialmente en el Sacerdocio del Fuego Sagrado.

Los Amados Zadquiel y Amatista son los Jerarcas del Sacerdocio de Zadquiel, Orden en la que el propio Maestro Saint Germain sirvió como Sacerdote. Rodeando al Templo de la Transmutación, hay siete templos menores con cúpulas de oro sobre las que arde un foco visible de Fuego Violeta.

Nuestros Amados Arcángeles del Séptimo Rayo se manifiestan en su Llave Tonal contenida en la mística obra de Wagner:”Música del Fuego Mágico” de la Ópera “Las Walkirias”. Toda la Ópera de “Las Walkirias” es de Llama Violeta.

La Llave Tonal del Arcángel Zadquiel se encuentra en “La Polonesa en La Bemol Mayor Opus 53” de Frederic Chopin.