Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

Cuarta Dimensión: Terreno de Prueba

La cuarta dimensión es para la quinta dimensión lo que la segunda dimensión es para la tercera; es la que lo hace posible.

Es el pensamiento, el anteproyecto y la infraestructura dimensional de la mente creativa que asistirá en fisicalizar la quinta dimensión.

La cuarta dimensión es perfeccionada en la tercera, templada por así decirlo. La cuarta dimensión es un manual para la quinta dimensión.

Es una maestra, que es por lo cual actualmente hay tantos maestros espirituales que les presentan teorías para que ustedes las consideren desde esta perspectiva. Las teorías presentadas son diseñadas para permitirles permanecer en el rumbo o corrección de rumbo si fuese necesario.

La cuarta dimensión existe como una posibilidad y probabilidad; es un recurso dentro del cual representar muchos escenarios sin la necesidad de experimentarlos en lo físico.

La cuarta dimensión les permite practicar y pretender que su plan sea meritorio del estado de ser creativo que ustedes son. Les permite experimentar pensamiento dimensional no-lineal desde una perspectiva de la tercera dimensión y ésta es una de las razones por las cuales se le llama un Puente entre mundos o escuelas de pensamientos.

La cuarta dimensión es el portal hacia la quinta. Es ahí donde existen muchos de los velos que los parecen separar o frenar. Los velos simplemente evitan que ustedes lleven experiencias incompletas hacia la quinta dimensión. Es como un campo de prueba para pensamientos e ideas, y solamente aquellos con frecuencias expansivas y creativas están realmente en condiciones de transitar las dimensiones.

Cada vez que un individuo o un pensamiento colectivo de conciencia creativa, transita el pensamiento dimensional de la tercera, cuarta y quinta, el mismo se convierte en multidimensional y la humanidad avanza un paso más en su sendero evolutivo hacia una percepción mayor.

La cuarta dimensión, mientras carece de consecuencia para algunos, porque es tanto no lineal y no físico, es lo que está listo para propulsar a la humanidad a alturas más elevadas.

Quinta Dimensión: Viviendo en tiempo circular

La quinta dimensión es su futuro cercano. Instintivamente están avanzando hacia la misma con precisión y gracia, aunque no parezca ser así.

La quinta dimensión no es mejor que la tercera dimensión, pero es más clara. La bruma y los velos que desarreglan su presente y que evitan que vean el futuro, se verán grandemente disminuidos en la quinta dimensión.

La experiencia de la quinta dimensión no es el milagro que muchos están esperando; es una extensión natural de aquello en lo que se están convirtiendo.

Les permitirá pensar dimensionalmente como así también en forma lineal, lo que les parecerá ser casi instantáneo. Por ejemplo, imaginen por un momento que están considerando mudarse hacia otra ciudad. Utilizando su pensamiento lineal actual de tercera dimensión ustedes podrían preparar una lista de los eventuales destinos, colocando un signo de más o menos junto a cada ciudad o pueblo potencial, a medida que estudian el mérito relativo de cada uno. Podrían consultar a una variedad de recursos mientras se cuestionan o inquietan de cómo se ganarán el sustento y cómo harán nuevos amigos.

La percepción multidimensional (quinta) les va a permitir expandir más allá de los quiebres y limitaciones de la percepción lineal de mente/tiempo. Presentándoseles un pensamiento creativo, experimentarán todas las posibilidades como probabilidades creativas y elegirán aquella que mejor ejemplifica su estado de ser deseado. La probabilidad creativa tomará en consideración todas las facetas del estado de ser, incluyendo salud, vitalidad, bienestar, mental, emocional, espiritual, etc. La quinta dimensión les permitirá experimentar la vida más plenamente porque no habrá una necesidad tan grande de prueba y error.

La quinta dimensión les permitirá tener experiencias lineales mientras que viven en un tiempo circular o de espiral. Mientras que esto les pueda parecer confuso o desconcertante ahora, será tanto más fácil que la vida de distracción que ahora llevan.

Actualmente están teniendo experiencias en la tercera, cuarta y quinta dimensión. Algunas veces la vida parece tan acelerada que se cuestionan cómo completarán en un día, lo que era la labor de una semana, y en otros momentos se cuestionan el por qué la vida ha llegado a una frenada chirriante. Los efectos de este cambio dimensional se aliviarán con el tiempo y la percepción.

La experiencia de la quinta dimensión no requiere que la mente pase tanto tiempo procesando pensamientos y miedos; esto liberará tanto a la mente y al corazón, para perseguir propósitos más creativos.

El tiempo dimensional es diferente porque tiene lugar en plena percepción consciente. La conciencia no es la mente y la mente no es la conciencia. La mente hace que la conciencia sea posible y la conciencia le ayuda a la mente para expandir.

Sin conciencia, la mente se encontraría a si misma en un lazo interminable, incapaz de escapar de los confines y límites de traumas pasados o miedos futuros. La plena conciencia presume que los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro son ambos iguales y son socios creativos. Hay teorías que sugieren que el pensamiento del cerebro derecho o izquierdo será obsoleto, salvo con referencia al pensamiento lineal.

La promesa y oportunidad de la Quinta Dimensión

Las generaciones futuras verán que las mutaciones genéticas evolutivas del cerebro harán que los ajustes sean menos necesarios y más naturales. Eventualmente la historia reflejará que la actual generación terrestre, incluyendo las razas Índigo y Violeta, han sido los más afectados por los agobiantes cambios evolutivos que se requerían de parte de la raza humana.

Mientras que la experiencia de la quinta dimensión será una experiencia natural para generaciones futuras, las actuales generaciones terrestres verán que se hará más fácil con el tiempo y con las sintonizaciones del cuerpo, mente y espíritu. Tal como las actuales generaciones tienen una longevidad mayor en la vida que las del siglo pasado, las generaciones futuras también tendrán acceso a percepciones y privilegios desconocidos para la mayoría hoy en día.

La claridad y comprensión mayor profundizan la compasión. Aquellos que abrazarán la experiencia de la quinta dimensión se habrán cansado de las guerras. Las luchas de aquellos que aún están hambrientos de poder pasarán inadvertidos porque no estarán garantizados y no tendrán apoyo por parte de aquellos que han abierto sus corazones y mentes hacia oportunidades más pacíficas.

Nuevamente voy a decir que la quinta dimensión no es el milagro pretendido el cual ha sido desplegado delante de ustedes como una zanahoria que se balancea tentadoramente delante de los ojos de un burro. Los pensamientos de guerra y de guerrear aún van a existir, y la envidia y los celos aún seguirán siendo sus vecinos. El desacuerdo y el descontento aún se perfilarán en el horizonte, pero así también lo hará el pensamiento de que el sol brilla igualmente en todas direcciones y que la luna tiene tantas caras como hay oportunidades de paz. Ustedes no olvidarán estas palabras entonces, aún si lo hacen ahora.

La tercera dimensión grita, “Yo Primero”, y lo demanda ¡“Ahora”! Se ufana del “Yo” e insiste en sus “Necesidades y Deseos”. La tercera dimensión quiere lo que no tiene, y busca lo que no puede encontrar, porque tanto el Yo como el Mí se encuentran en el Nosotros; y Necesidad y Deseo ambos reposan tranquilamente en una cuna llamada Tengo.

La ciencia, religión, política y el arte han estado jalando de las cuerdas de la polaridad durante tanto tiempo de que se han salido de la sintonía y se han desanimado.

Brazos que una vez se habían extendido y que ahora se han distendido y están estresados, pero ahí donde la tercera dimensión grita, la quinta dimensión va a susurrar, y donde la tercera dimensión ha hecho la guerra, la quinta dimensión hará la paz. ¿Por qué? Porque la batalla de larga duración entre la mente y el corazón finalmente se habrá agotado.

Sexta Dimensión: Un Puente Cósmico

Frecuentemente la sexta dimensión se deja de lado en favor de otras. Es menos comprendida que dimensiones que ofrecen cambios instantáneos, acceso a informaciones o portales a una experiencia expandida.

La sexta dimensión puede ser considerada como un camino rural secundario, en lugar de una autopista bien transitada. Su terreno etérico es diferente, escabroso y lleno de baches, hablando energéticamente.

Es la dimensión del buscador. Le da la bienvenida a aquellos que están dispuestos a ver más allá de lo obvio. Mientras que otras dimensiones pueden poner a prueba su coraje, compromiso o intento, la sexta dimensión les ayudará en examinar la profundidad de ustedes.

La sexta dimensión requiere fortaleza, porque les pide que sean sus propios maestros. Aquí no hay nadie a quien seguir y ninguno para guiar. Esta dimensión invita al buscador a comprender a Todo Lo Que Es, al comprender la soledad. Existe justo más allá del plano de la quinta dimensión.

Muchos que consiguen la iluminación de la quinta dimensión, no seguirán buscando. Contentos con su experiencia de Todo Lo Que Es, hay poca motivación para desafiar al alma.

La sexta dimensión es el reino del instructor / maestro. Asegura que el buscador descubrirá lo que está más allá y debajo del propósito y destino. Aquellos que están interesados en visitar otros mundos como embajadores y representantes, frecuentemente moran primero en la sexta dimensión, porque es como un puente cósmico. La misma entreteje las comprensiones y sabidurías de una variedad de dimensiones y perspectivas, presentándolas como una infusión de luz de la Fuente Única. Ella atempera y hace el sintonizado fino, le exige mucho al buscador pero le retribuye diez veces lo que pide.

Uno no necesita experimentar nunca la sexta dimensión, si esa es su elección. No es un requerimiento espiritual, sino un despliegue. Aquellos que les ayudan como instructores y maestros en este tiempo, están bien calificados para hacerlo, habiéndose sometido a las propiedades intrínsecas y a los efectos vibratorios de la sexta dimensión.

por Francisco Farias