Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

CAM01071

Esta es mi piedra de sal que traje de la Península de Araya en Venezuela

A lo largo de los siglos y en muchas culturas la sal se ha utilizado tradicionalmente en rituales destinados a despejar y purificar la energía negativa. Las campanas de las iglesias se ungían con sal y agua para bendecirlas y bautizarlas antes de implorar a Dios que dispersara los malos espíritus mediante el poder de su potente sonido.

También durante la celebración del bautismo, se unge a los niños con sal para ahuyentar a los espíritus malignos. Se cree que el uso prolífico de la sal entre los cristianos tiene su origen entre los romanos, que utilizaban esta sustancia para ahuyentar la negatividad. La costumbre de arrojar sal por encima del hombro izquierdo para prevenir la mala suerte es muy antigua.

En otros tiempos, la sal era una sustancia muy valiosa y costosa, así que ¿qué sentido tenía tirar este producto tan preciado? Existía la creencia de que el “mal” se encontraba en el lado izquierdo de nuestro cuerpo y la bondad en el lado derecho. Al arrojar la sal por encima del hombro izquierdo, ésta inmovilizaba los espíritus malignos que estaban aguardando el momento propicio para hacer alguna maldad. Sea verdad o no, lo que realmente importa es que la sal era considerado un elemento primordial para neutralizar la negatividad.

En casi todas las culturas indígenas la sal se utilizaba con fines purificadores. El poder de la sal proviene en parte de sus estructura cristalina, es el cristal más fácil de conseguir. Sus propiedades pueden ayudarnos a canalizar la energía por el interior de nuestro cuerpo y dentro de nuestro entorno doméstico. La sal no sólo sirve para realinear las nuevas energías, sino que además actúa como conductora de la energía etérica. Aumenta el caudal de energía etérea que fluye por nosotros y por nuestra casa.

Si deseas purificar tu propio hogar, es mejor que utilices sal natural, o sea, sal de mar o sal de roca sin yodurar. Su elección dependerá de los fines que desee conseguir. Si emplea sal de mar, atraerá las fuerzas del mar, que son particularmente beneficiosas para la purificación y la curación emocional. La sal de roca, por otro lado, se asocia con las fuerzas de la tierra y resulta muy útil para lograr una sensación de equilibrio y arraigo. No obstante, estas diferencias son muy sutiles de modo que, use la que use, obtendrá un resultado global parecido.

CAM01069 (1)

Otros usos esotéricos de la sal

1. Limpiar y balancear los chakras. Entre los usos de la sal de mar se encuentra la limpieza de nuestro cuerpo sútil y etéreo.

Los chakras son los centros de energía de nuestro cuerpo que forman parte del cuerpo sutil. Para mantener la salud física, emocional y espiritual, los chakras deben estar limpios y balanceados de manera que permitan fluir la energía. Nuestros estados de ánimo, estilos de vida e interacción con otras personas influyen en la salud de nuestros chakras.

Es natural que el ambiente y la energía de otras personas afecten el cuerpo sutil, por lo cual es importante limpiar el sistema de chakras periódicamente. La mejor manera de hacerlo es conseguir sal de mar fina y molida, y fregarla sobre su cuerpo directamente, empezando por sus pies y subiendo hasta llegar a la cabeza.

Presta especial atención a la localización de los chakras – entre sus piernas, debajo, sobre y arriba de botón umbilical, en el pecho, garganta y boca, frente y coronilla. Dejar por un minuto y luego enjuagar con agua tibia. (Prueba primero un poco de sal para asegurarte de que no eres alérgico).

2. Purificar el hogar. Así como la sal de mar limpia los chakras, también ayuda a purificar el hogar de malas energías.

Mezcla 4 tazas de agua tibia con una taza de sal de mar. Revuelve y rocíe la mezcla por toda su casa desde la última habitación hasta la puerta, sin olvidar las esquinas y debajo de los muebles. Puede ayudarse con afirmaciones poderosas y con incienso después de hacer la limpieza. Posteriormente pasa el coleto o trapeador con agua a la que hayas agregado alguna esencia como coco (protección), canela, naranja o mandarina para la prosperidad o alguna de tu agrado. Esta trapeada será desde la puerta hacia adentro.

3. Limpiar cristales. La sal de mar sirve para limpiar los cristales justo antes de programarlos para usarlos en protección o sanación.

La mayoría de cristales aguanta la sal de mar directamente. Solo unos pocos no reaccionan bien a ésta como el cuarzo rosa que únicamente se limpia con azúcar, miel o incienso.

Pasa los cristales por una mezcla de agua con sal de mar, enjuágalos con agua limpia y luego ponlos debajo de la luz de la luna y del sol para que se carguen nuevamente, ya estarán listos para programarse.

4. Alejar la mala suerte. Entre los usos más comunes de la sal de mar está la transmutación de energía.

Si estás teniendo una racha de mala suerte, usa baños con sal de mar para limpiar tu cuerpo energético, y haz rituales de purificación con sal de mar en tu hogar y otros lugares donde pasa mucho tiempo, también puedes colocarla en recipientes que deberás cambiar cada 15 días o con mayor frecuencia si son lugares muy transitados como oficinas o tiendas por ejemplo.

5. Aliviar enfermedades y dolores. Muchas enfermedades tienen una relación con los chakras y cuerpo etéreo. Al limpiar éstos, los malestares pueden encontrar alivio.

Para este efecto, frota sal de mar pura en tu ducha diaria sobre el lugar problema. Frote en dirección contraria a las manecillas del reloj mientras visualizas como su malestar o problema se reduce en intensidad y tamaño. Siempre al usar sales deben usarse esencias dulces posterior al baño, salvo en el caso de sales preparadas.

6. Protección. La sal de mar puede protegerte también de las energías negativas. ¡No le tengas miedo!

Úsala para sus cristales, limpiar su casa, su carro… La sal de mar te protege al limpiar toda energía negativa que esté “pegada” de usted, y fortalece tu sistema energético para resistir mejor cualquier ataque psíquico o influencias externas.

7. Absorción de energías. La sal de mar absorbe y cambia energías negativas en un ambiente, alejándolas y transmutándolas.

Si tienes algún espacio que necesite limpieza y protección, vierta sal de mar pura o diluida en agua en un contenedor y ubícalo debajo de donde te sientas o debajo de tu cama. Monitorea el contenedor. Cuando el agua se evapore, bota la sal y reemplaza. Si es sal pura, cámbiala cada 3 o 4 días.