Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

@solitalo

Esta cruz de origen etrusco y romano fue adoptada por los vascos, los astures y los celtas posiblemente hace más de tres mil años, por lo que muchos de ellos la consideran propia y de nadie más. Su simbolismo nos lleva más allá del infinito y nos señala los enlaces de la espiral kármica que une lo humano y lo divino, así como las vidas y las existencias, más allá de todo principio y de todo final, porque para esta cruz no hay origen ni final, sino una continuidad eterna e infinita.

Se le puede encontrar como adorno fractal en muchas culturas, más allá del mundo católico o de Europa, como en las culturas azteca e inca, en la maya, y en la tolteca, así como en el mundo árabe y en buena parte de Asia.

Fuente: Jordi Tárrega.El Poder de las Cruces Mágicas.