Etiquetas

, , , , , ,

@solitalo

.I will praise you, O LORD, with all my heart; I will tell of all your wonders. I will be glad and rejoice in you; I will sing praise to your name, O Most High. Psalm 9:1-2

Siempre, y por todas partes, el dinero y las posesiones han sido para los humanos una causa de enfrentamientos. Observen solamente lo que sucede en las familias: ¡cuántos dramas por las cuestiones de una herencia! Son la codicia y la avidez las que mantienen en un estado de conflicto permanente no sólo a las familias, sino a las sociedades, a los países…Sí, las guerras siempre tienen por origen la codicia. Cualesquiera que sean los motivos que se den, incluso si parecen más nobles, el verdadero móvil es el de tomar siempre algo de los demás: el dinero, la riqueza, el suelo…y los demás, evidentemente se ven obligados a reaccionar.

Querer poseer no tiene nada de reprensible pero no hay que hacerlo en detrimento de los demás. Y el que es rico no debe guardar todo para él, sino aprender a distribuir sus riquezas. No existe un ser más rico que el Señor, y su mejor representación en la Tierra es el Sol. El Sol es tan rico que desborda. ¿Por qué no imitarlo? Si no es con riquezas materiales, las que quizás ustedes no tengan, muéstrense generosos con sus riquezas espirituales: la bondad, la comprensión, la indulgencia, el perdón…

Omraam Mikhaël Aïvanhov