Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

Actualmente hay encarnadas muchas corrientes de vida buenas y sinceras que acopiaron el momentum del poder de invocación a lo largo de muchas centurias de estudio —tanto en el cuerpo físico como en los Niveles Internos—, pero cuya meta ulterior a la que orientan su atención está por debajo del nivel de los Maestros Ascendidos; y su motivo para invocar —además de su capacidad para conectarse con los poderes allende el velo humano— determina el tiempo de manifestación que esta gente pondrá de manifiesto.

Algunas de estas buenas personas han invocado espíritus de los difuntos —sincera, honesta y fielmente- y han tenido cierta medida de éxito en conectarse con esos individuos. Otra gran cantidad de personas utilizaron inconscientemente el Poder de Invocación para conectarse con entidades masivas de naturaleza discordante — tales como guerra, pestilencia, miedo y cualquier cantidad de actividades negativas que conforman la efluvia alrededor del planeta Tierra. Estos individuos invocan esas mismísimas actividades sobre la pantalla de la vida al poner su atención sobre ellas, al pensar en ellas, al sentir violentamente con respecto ellas; y las manifiestan como aflicciones en sí mismos y en otras personas, ¡Están inconscientes del poder que tienen para invocar iodo aquello sobre lo cual ponen su atención!

Por ejemplo, Mis amados, tomemos la entidad masiva del miedo. Tiene inteligencia, porque es la Vida de Dios que ha sido mal calificada. Tiene nombre —¡miedo! Cuando ustedes pronuncian ese nombre, atraen la atención de esa entidad de In misma manera que cuando pronuncian el nombre de Jesucristo, atraen la atención y el momentum de Amor y Luz que son el Poder de Jesús. Ahora bien, esto es más importante de lo que puede que entiendan, hasta que lo consideren a cabalidad. La guerra tiene nombre, la pestilencia tiene nombre, y esos nombres invocan la mismísima manifestación de las condiciones que están afligiendo.

De manera que harían bien en recordar, como sacerdotes y sacerdotisas de la Orden de Zadkiel, que el NOMBRE DE TODA COSA O PERSONA es parte de la presencia de dicha cosa o persona; y que con toda seguridad atraerán la atención de dicha cosa o persona de In misma manera que si Yo pronunciara el nombre de alguno de ustedes aquí presentes esta mañana —y ustedes, al oir, se volverían y responderían mediante el flujo de su energía hacia Mí al tiempo que hablo.

Por tanto, esforcémonos en la invocación del Poder del Maestro Ascendido Saint Germain y Su Nuevo Orden, para mantener nuestras invocaciones, decretos, visualizaciones, cantos y actividades conectadas con una Virtud, Cualidad u Entidad Divina POSITIVA y así, evitar enredarse innecesariamente con el pleno momentum cósmico acopiado de alguna vibración discordante permitiendo que la propia vida se vierta de uno y aumente, así, la entidad masiva que se nutre de los temores y diversas emociones engendradas por corrientes de vida no siempre conscientes de ello.

Arcángel Zadkiel