Etiquetas

,

@solitalo

mayu

A ti mi amada Maryudy, mi hermana de la vida, mi chamana, maestra, amiga, ayer decidiste partir en vuelo hacia nuevos destinos que cobijarán tu alma en tu evolución. Te despedimos con la alegría de saber que estás en la Luz del Creador divino y con la tristeza de no tenerte más físicamente. Amor, luz y evolución. ¿Recuerdas? ¡Luz!¡Luz!¡Luz!

Abre tus alas mi amada chamana,
como el cóndor que sobrevuela los picachos nevados de las montañas
en cuya cúspide te aguardan tus ancestros.

Alza tu vuelo bajo la llama rosa que siempre te acompañó
en tu comunión con la Tierra, abraza a tus elementales,
báñate en las aguas, sopla como el viento,
arde en el amor inagotable del Creador.

Toma las manos del Maestro Jesús y de su amada Madre María,
Madre tuya y Madre nuestra,
y elévate llevando en tu alma el loto violeta de Kwan Yin,
la sabiduría de la vieja chamana, el amor de los delfines,
la luz de Las Pléyades y la protección de tu siempre amado Miguel Arcángel,
quien soltó su espada y empuñó el arco y la flecha en tu honor.

Vuela hermosa, vuela…reencuéntrate con tus raíces, sigue amando
y recibe el homenaje de nuestros corazones agradecidos
porque decidiste ser nuestra hermana en esta encarnación.

Gracias por tu amor, gracias por tu luz. Nunca dejes de volar….

Cuando amas a alguien nunca lo pierdes porque siempre vive en tu corazón.
¡Hasta siempre Mayu!