Etiquetas

, , , , , , , , , ,

@solitalo

⭐Hot Air Balloon over Lavender Field⭐

Alguna vez has caído en la cuenta de que en todo nuestro alrededor yace un ámbito de infinito poder al cual podemos entrenar por cuenta propia para que nos sirva en cualquier momento. Este poder nos rodea como !a atmósfera y, al igual que la atmósfera, le pertenece a todo el mundo y está a la disposición de cualquiera para todo buen propósito. Este Poder —que es la verdadera fuente de todas las cosas que existen—solamente necesita ser contactado conscientemente a fin de fluir dentro de tu ser y transformarse a sí mismo en salud, en verdadera prosperidad, en inspiración o en cualquier cosa que puedas estar necesitando. Este Poder es bastante impersonal de por sí, pero siempre está buscando una oportunidad de expresarse a través de personalidades en particular, a través de ti o de mí, si tan sólo lo dejáramos.

Todos le permitimos que lo haga de vez en cuando, pero sólo muy rara vez lo hacemos la mayoría de las veces. Sin el menor entendimiento de lo que estamos haciendo, nosotros —aunque sólo sea una vez al año para Cuaresma— le damos a tal poder una oportunidad de “realizarse”, y entonces decirnos que hemos tenido una idea espléndida y que no sabemos de dónde salió; o que nos estarnos sintiendo tan maravillosamente bien hoy sin saber por qué, que hemos realizado tres veces más la cantidad de trabajo que usualmente hacernos; o que todo parece estar saliendo bien ahora mismo; o que hemos tenido una racha de muy “buena suerte”. Ahora bien, lo que en realidad ha pasado en estos casos es que, por una razón u otra, hemos contactado al Poder Universal por un corto lapso.

Pero no hay, en realidad, razón alguna por la cual no podamos aprender a contactar este Poder en cualquier momento, cuando quiera que nos provoque, y no sólo ocasionalmente o por casualidad. No hay razón para que no nos podamos entrenar para permitirle que trabaje para nosotros —o más bien, a través de nosotros— todo los días de la semana. No hay razón para que no le permitamos que nos construya cuerpos fuertes, sanos y bellos. No hay razón para que no le permitamos que se sobreponga a nuestras dificultades, que borre nuestros errores —porque también puede hacer eso—, suministrarnos de ideas nuevas y originales para nuestro trabajo u hogar; en verdad no hay razón para que no dejemos que ese Poder convierta nuestras vidas en eso bello y gozoso que la Providencia tenía por objeto que fueran.

Perfil de un genio

En otras palabras, no hay razón para que todo hombre y mujer no se conviertan en lo que usualmente se denomina “un genio” —un genio de cualquier clase, ya sea en las ciencias naturales, en literatura, arte, música, ingeniería o negocios. No se vayan a equivocar en cuanto a los negocios. Los negocios necesitan de genios tanto como cualquiera de las otras artes. Un hombre que obtiene ideas nuevas y prácticas, y que erige una organización de negocios grande y ex: tosa, que sirve al público y que genera empleo para mucha gente, constituye un haber nacional como lo es cualquier genio en cualquier otro campo. Lo que nos hemos acostumbrado a llamar “genio” es a un hombre o mujer que resulta que tiene esta facultad de contactar el “Gran Poder Universal”. Mi punto, no obstante, es que es posible (y ni siquiera difícil) que la persona ordinaria, una vez que haya adquirido conciencia de la posibilidad, comience a contactar ese Poder conscientemente, y que gradualmente se transforme a sí mismo en un genio.

Mucha gente ha sentido siempre de manera vaga que algo así podría ser posible en las Bellas Artes, pero ahora quiero hacer énfasis sobre el hecho de que el gran Poder de Vida está igualmente presto a ayudarnos en lo que solemos llamar los asuntos prosaicos del diario quehacer de nuestras vidas. La razón para esto es que desde el punto de vista de ese Poder Universal, que nada es prosaico, o bello, o malo, en tanto que concierna a las vidas de hombres y mujeres. Emerson dijo que “el bienestar del hombre le es muy precioso al corazón del Ser”, y eso es una verdad. El gran Poder Universal está siempre listo a entrar a tu vida -— si lo invitas— para solucionar el problema que pueda ser importante para ti; para superar por ti la dificultad que te esté preocupando, aún si ello le pudiera parecer algo frívolo a otra persona que no esté interesada en tu bienestar.

Ejemplo práctico

Ahora mismo tengo en mente el caso de una mujer que por algún tiempo ha estado percibiendo un ingreso significativo como diseñadora de ropa. Sus ideas son tan originales y tan buenas que no tiene ningún problema consiguiendo que le paguen sus altos honorarios. Ella ama su trabajo y dice que no cambiaría de lugar con ningún hombre o mujer sobre la Tierra. No obstante, hace tan sólo unos pocos años, se encontraba en gran pobreza y, aparentemente, no había manera alguna de lograr el sustento para ella y su madre que dependía de ella. Entonces, comenzó cada día por utilizar ciertos momentos para aquietarse, alejando su atención de las cosas externas e invitando al Poder a que la condujera y la inspirara con la guía necesaria para salir de lo que aparentaba ser un callejón sin salida.

Me dijo que durante los primeros días no le fue nada fácil hacer esto porque tan preocupada estaba por los acreedores que la presionaban, que le resultaba demasiado difícil dejar de pensar en sus problemas, siquiera por algunos minutos. Sabía que era absolutamente necesario hacerlo, sin embargo, y lo logró después de algunos intentos iniciales, con el resultado de que, primero que todo, experimentó un notable cambio en sentimientos. Lo primero que desapareció fue la preocupación y el temor, y entonces se hizo consciente de un sentido de poder y adecuación para hacerle frente a sus problemas. Al día siguiente de suceder esto, cuando estaba ella pensando en algo totalmente diferente, de repente le pasó por la mente la idea de cierta relación de negocios como si —dice ella—alguien se lo hubiera tirado como una bola de nieve.

Se sintió satisfecha de que esta inspiración le hubiera llegado, no de “ella misma” sino de “aquello”, queriendo decir el Gran Poder Universal de Inteligencia y Sabiduría. Se fue directamente a ver a la persona en cuestión y, para su sorpresa, recibió una oferta allí mismo, la cual, en aquel momento, le resultaba muy atractiva. Pensaba que era poco lo que sabía de diseño de ropa pero decidió refrendarle también ese problema al Poder Universal. Continuó todos los días contactando al Poder en la misma forma, y día a día se fueron superando las dificultades al tiempo que iban apareciendo. Entonces, comenzó a acudir a la misma Fuente por ideas originales que utilizar en su trabajo. Recuerda que para ella todo esto no había sido más que un experimento—y cuando las ideas originales comenzaron a llegar también, su carrera se disparó.

Cierto arquitecto, un hombre de mucho éxito, famoso por la originalidad y brillantez de su trabajo, tiene el hábito de trabajar de una manera muy similar. En este caso fue un descubrimiento original. Nadie le dijo nada al respecto, sencillamente se tropezó con el mismo por cuenta propia.

Hay otro caso de un renombrado abogado, famoso por su brillante labor en la corte, que le debe su éxito —dice él— casi enteramente a contactar el Gran Poder de esta misma manera. Ha dicho que no sólo recibió algunas “corazonadas” de vital importancia de esta manera, permitiéndole manejar casos muy difíciles, sino que su salud (la cual parecía haber sido el principal obstáculo para una carrera exitosa) fue completamente restablecida por el influjo de poder que recibió durante estos contactos con la Gran Energía Universal. Esta es su opinión firme, y supongo que él sabría.

No le pertenece a nadie en particular porque le pertenece a todos. Está esperando en todo momento que hombres y mujeres le den uso para cualquier buen propósito en la vida. El hecho de que la mayoría de la gente ni sospecha de su existencia no cambia el hecho de que está allí. Recuerda que casi nadie —salvo por uno o dos filósofos— sospechaba de la existencia de la atmósfera, o de la electricidad, o del poder del vapor, hasta no hace muchas generaciones; y ahora estas cosas se han puesto al servicio del hombre y han transformado el mundo. Las cosas maravillosas que nos han dado —tales como el teléfono, el aeroplano, el automóvil— podrían haberse tenido hace cientos o miles de años también, sólo que la gente en ese entonces no sabía que tales fuerzas existían, por lo que tuvieron que habérselas sin ellas. Hoy día el conocimiento de la existencia de esta Fuerza Suprema se le está supliendo a la gente, y antes de que pase mucho tiempo creo que mucha de las limitaciones y dificultades que las personas dan por sentadas al presente serán cosas del pasado.

Ahora, quisiera sugerirles a aquellos de ustedes que estén interesados en este artículo que hagan el experimento por cuenta propia. No gasten tiempo alguno arguyendo si la cosa suena razonable o no; trátenla por cuenta propia. Retírense por algunos minutos una vez al día por varios días —mucho mejor si pueden escoger la misma hora todos los días, pero esto no es esencial—, dejen caer todas sus preocupaciones por mientras (y esto sí que es absolutamente esencial), relajen el cuerpo, y calmadamente inviten al Gran Poder Universal a que entre a su mente y les dote con lo que sea que más estén necesitando; ya sea salud, o guía, o alguna información concerniente a algún asunto en particular, o un trabajo, o hasta dinero, y qué sé yo. Pero bajo ninguna circunstancia ustedes le darán instrucciones a dicho Poder, porque no les hará caso; y si tratan de obligarle, nada va a pasar. Sean receptivos. Sean abiertos de mente. Sean humildes. No sean impacientes; y verán lo que verán. Algo realmente notable pasará.