Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

El maestro ascendido Eolia es la forma superior de Saint Germain, es la continuación de su energía hacia un nivel más elevado de la conciencia. Eolia dice: “Saint Germain ha desarrollado su energía en el reino espiritual, convirtiéndola en una individualidad gloriosa. Ha nacido la ampliación del rayo de color, de la poderosa energía divina. La puerta giratoria de la poderosa conciencia se ha abierto aún más para aquellos que están dispuestos a darle a esta la oportunidad de acceder a sus grandiosas consagraciones y a recibirlas. Yo Soy Saint Germain/Eolia, y aquellos que reclamen mi energía en nombre de Saint Germain nunca los abandonaré. Pero aquellos que me acepten como Eolia y dirijan su atenta luz hacia mi, aquellos recibirán la llave del Cielo y experimentarán a lo largo de su vida milagro tras milagro. Agárrense al borde e mi manto. Yo los guiaré hacia la victoria”.

Saint Germain se ha convertido, a través de la continuación de su formación en los reinos superiores, en una oscilación más elevada, en un maestro cósmico. El está en contacto con Sananda, Ashtar Sheran y otros maestros y maestras cósmicos. De esta manera ha ampliado su campo de funciones. Como Saint Germain, debe cumplir la misión de preparar el camino para la nueva energía de la Era de Acuario. La función de Eolia consiste en continuar transmitiendo de manera persistente la energía que permita alcanzar la transformación perfecta del espíritu.

A Eolia le corresponden los colores violeta y dorado. Violeta es el color de la transformación y se termina convirtiendo en el color dorado si actúa el tiempo suficiente. De igual forma que una amatista se va transformando por calentamiento y profundidad en una ametrina y finalmente en una citrina. El espíritu se convierte en pura conciencia divina. El fuego inicialmente violeta de la transformación conduce a la victoria gloriosa del espíritu sobre la materia en pro de la conciencia cristiana.

El Mensaje de Eolia

“Nada es imposible, el amor puro y limpio es la flor de loto de la perfección”.

 

Fuente: Jeanne Ruland. La presencia de los Maestros.