Etiquetas

, , , , , ,

@solitalo

Govinda diapasón en el tercero ojo, que toca y proyecta

Así como poseemos los órganos de los sentidos que nos permiten entrar en contacto con el mundo físico, también poseemos órganos, centros sutiles, gracias a los cuales podemos entrar en contacto con el mundo espiritual. Estos centros, que tienen diferentes nombres según las tradiciones, son como antenas que nos unen a las entidades celestes.

Cuando Jesús decía: “Si tu ojo es puro, todo tu cuerpo estará en la luz…”, hacía alusión a uno de estos centros. Desde el punto de vista fisiológico es absurdo pretender que el estado del cuerpo depende del estado de los ojos, además Jesús no hablaba de los ojos sino de un ojo. Este ojo del que depende todo el cuerpo, es el centro a través del cual el Cielo toca la Tierra en nosotros. Y este ojo no sólo puede ver sino también comprender, sentir e incluso actuar, porque contiene, en potencia, las posibilidades de todos los otros órganos.

Omraam Mikhaël Aïvanhov