Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

Lámina A3 "Ensueño":

Comencemos por definir qué es el estado hipnagógico, pues sencillamente es el momento entre el sueño profundo y la vigilia, cuando el cuerpo sólo tiene conectadas las funciones vitales (músculos de los ojos, el cerebro, los pulmones y el corazón). Originalmente el término fue acuñado de forma adjetiva como “hypnagogique” por Alfred Maury.

En este estado de semiconciencia podemos percibir distintos estímulos que van desde imágenes simbólicas, hasta voces, sonidos, música, es una percepción de universalidad y otras experiencias de diversa índole, cuando estas percepciones son clariaudientes o clarividentes, las percibimos como si fueran la realidad misma.

Para la ciencia más ortodoxa estas experiencias no son más que eso, pseudoexperiencias que como mucho nada más revelan la prolífica actividad del cerebro pero que no guardan ninguna conexión con la realidad más que, al igual que los sueños, ser el eco de las experiencias vividas.

Para los estudiosos de la mente humana estos estados pueden ocasionalmente revelar una percepción no ordinaria de la realidad que puede incluir clarividencia, precognición y mediumnidad, es decir que puede llegar a ser reveladora de una realidad a la que no se puede acceder en estado de vigilia.

Para quienes nos gusta explorar los estados alterados de conciencia el estado hipnagógico, los viajes astrales y otras experiencias extrasensoriales son una inagotable fuente de enseñanzas y aprendizajes, incluso podemos recibir revelaciones de situaciones presentes o futuras.

¿Cómo experimentar un estado hipnagógico con seguridad?

Para lograr experimentar este estado mental profundo, debemos en principio aprender a relajarnos o liberarnos de todo aquello que nos altera. Esto puede lograrse realizando una técnica de relajación progresiva, que consiste en enfocarse en tensar y relajar todas las partes del cuerpo de manera gradual, desde los dedos de los pies hasta la cabeza.

Sigue practicando a lo largo del día en cualquier momento que tengas libre y observa cómo tu capacidad para liberarte mejora con el tiempo. El estado hipnagógico únicamente puede producirse cuando estás profundamente relajado, por eso, debes aprender a liberar el control sobre tu cuerpo, para que éste pueda mostrar su lado más imperceptible.

Con suerte, esto facilitará el ingreso al estado creativo de la mente. Existen infinidad de fenómenos extraños que se producen en el umbral del sueño, o el estado de transición entre la vigilia y el sueño. El estado hipnagógico oscila entre ruidos incesantes y patrones geométricos confusos, incluyendo una especie de zumbido fuerte en los oídos y voces; hasta escenas totalmente difusas conocidas como visiones. La diferencia entre estas visualizaciones y los sueños, es que éstas son más bien estáticas y aparentemente carentes de una trama elemental. Muchos intelectuales y artistas famosos se han beneficiado de la gran creatividad que se pone de manifiesto a través de estas realidades independientes, y han disfrutado impasiblemente observando cómo sus sueños tomaban forma justo delante de sus ojos.

Para hacerlo con seguridad mi recomendación personal es visualizar una estrella dorada de cinco puntas y colocarse dentro, los que sepan activar su vehículo merkabbah también pueden hacerlo antes, y lo más importante encomendar la protección energética y espiritual a los seres de Luz en quienes confías. Generalmente en mi caso particular me encomiendo al Arcángel Miguel pidiéndole que me rodee con su círculo azul de protección también llamado “anillo no pase”.

Comprendan que cualquier actividad extrasensorial que se desee intentar debe necesariamente realizarse en la luz y desde el amor del corazón, lo que se hace desde el amor incondicional y con la protección de los seres que nos cuidan y guían no debe salir mal.

Tres pasos para alcanzarlo

En wikihow proponen estos tres pasos para alcanzar un estado hipnagógico, se los comparto y como siempre les digo, disciernan si les resuena o no antes de intentarlo.

1. Una vez que has adquirido la capacidad requerida para relajarte, el siguiente paso es disponer del tiempo adecuado para practicar tu técnica. El sistema más efectivo es fijar tu despertador a primera hora de la mañana y mantenerte despierto durante al menos treinta minutos, para que puedas recuperar la conciencia. Involúcrate en algún tipo de actividad estimulante, mientras refuerzas tu propósito de contemplar el inconsciente. De ser posible, crea un mantra, el cual repetirás activamente para recordarte a ti mismo la importancia de la tarea que tienes en tus manos. Algunas personas gustan de tomar cafeína antes de empezar, para aumentar aún más las probabilidades de éxito; sin embargo, esto es totalmente necesario. Otra hora ideal, es durante la siesta de la tarde, cuando el cerebro humano se encuentra en su máximo nivel de alerta con un incremento de ondas beta.

2.Comienza a desconectarte lentamente, liberando todos los pensamientos negativos y preocupaciones. Después que hayas alcanzado un estado razonable de paz mental, es posible que se presente un aumento de pensamientos extraños e intrusos que podrían distraerte de tu propósito. La única manera de evitar estos pensamientos abstractos es enfocándote en algo que te mantenga alerta, así llevarás a tu consciencia a un estado de sueño. Existen muchas maneras de hacer esto, sin embargo, la técnica más sencilla es concentrándote en el movimiento de tu respiración al inhalar y exhalar. Mientras haces esto, repite tu mantra en coordinación con tu respiración. Dicho de otro modo, recita “Uno, estaré alerta. Dos, estaré alerta” y continúa contando tu respiración mientras te concentras atentamente en tu propósito. Algunas personas prefieren inducir este estado misterioso más rápidamente utilizando la visualización, la cual implica involucrar todos los sentidos en la escena. Por ejemplo, algunas personas imaginan que verdaderamente están subiendo por las escaleras o manejando un auto, mientras que intentan sentirse como si realmente estuviera sucediendo. Asimismo, esto te mantendrá consciente y te llevará cerca al sueño lúcido.

3.Mantente pendiente de cualquier señal de colores brillantes o patrones que aparezcan en frente de tus ojos. No intentes controlar esas formas, simplemente observa con tranquilidad y mantén tu mente enfocada en tu propósito de permanecer consciente. Ten en mente que la visualización tiene un efecto hipnótico y puede ocasionar que pierdas la consciencia rápidamente. Obsérvala indirectamente para evitar que esto suceda. Finalmente, mientras este estado se vuelve más profundo empezarás a escuchar voces y a ver escenas. La hipnagogia involucra tus cinco sentidos, incluso el gusto y el olfato. Algunas veces, se escuchará música o poesía, no obstante, a menudo, en este estado el contexto utiliza varias formas o juegos de palabras. Frecuentemente, las escenas se mezclarán unas con otras o simplemente circularán alrededor, las cuales pueden ser extremadamente reales o más bien difusas. Simplemente disfruta el viaje, y cuando despiertes, anota inmediatamente cualquier experiencia previa. Esto te ayudará a desarrollar nuevos pensamientos e ideas originales.

Algunos consejos

-Tal vez puedas utilizar esta visualización para ingresar a un sueño lúcido. Únicamente, debes esperar pacientemente hasta que aparezcan escenas tridimensionales, luego forma parte de él involucrando todos tus sentidos.

-Cuando experimentes parálisis del sueño, solamente mueve los dedos de los pies lentamente para darle a tu cuerpo el mensaje de despertarse.

-Si sientes la necesidad de empezar de cero, siéntete libre de hacerlo, solamente tienes que regresar rápidamente a tu estado de relajación simulando inclusive que nada sucedió.

Solange Marín